Temer o no temer, la continuidad del Lava Jato, por Ricardo Romero

Por Ricardo Romero, Polit髄ogo, Pol韙ica Latinoamericana UBA

Seguramente, muchos deben temer que la muerte de Teori Zavascki no haya sido un accidente. Especialmente porque la avioneta que lo transportaba en la costa de Paraty, en la regi髇 sur del estado de R韔 de Janeiro, no presentaba fallas t閏nicas. Incluso, el hecho en que Zavascki hab韆 interrumpido sus vacaciones para homologar las delaciones de los 77 ejecutivos de la constructora Odebrecht, que describen c髆o desde su 揇epartamento de Operaciones Estructuradas, una especie de agencia de sobornos, lograba la adjudicaci髇 de obras a trav閟 de pagos a pol韙icos, generando una lista de m醩 de un centenar, donde estar韆 involucrado el mism韘imo Michel Temer, acrecientan el temor.

Sin embargo, a lo que se debe no temer, es a las implicancias pol韙icas que tiene su fallecimiento. Es que Zavascki se hab韆 convertido en la serpiente de la pol韙ica que se estaba comiendo su propia cola. Porque cierta dirigencia brasile馻 pensaba que con la destituci髇 de Dilma Rousseff se arribaba a un pacto que deten韆 el proceso de investigaci髇 a sistema de lavado conocido como 揕ava Jato, tal como se desprende de las conversaciones que tuvo el ex Senador Romero Juc con el ex presidente de la empresa Transpetro, Sergio Machado, y que le costaron su renuncia en el Gabinete de Temer.

Por el contrario, Zavascki, que estaba a cargo de la investigaci髇 del 揕ava Jato por parte del Supremo Tribunal Federal (STF), avanz sobre Eduardo Cunha, el mism韘imo gestor de la deposici髇 de Rousseff, acept una segunda denuncia de la Procuradur韆 General en su contra y provoc su detenci髇 por los v韓culos en la operaci髇 de lavado a trav閟 de las cuentas que pose韆. Por eso, y m醩 all de las especulaciones, lo cierto es que el relevo de Zavascki podr韆 congelar el proceso de investigaci髇, al menos el tiempo en que Temer salga de la alta impopularidad que goza su figura, una de las peores de la historia de Brasil.

Para evitarlo, se est procurando que la designaci髇 no salga de un acuerdo de impunidad entre Senadores y Temer, que actualmente tiene la facultad de nombrar al nuevo magistrado. En tal sentido, la Asociaci髇 de Abogados de Brasil (AAB) suma presiones para que Carmen Lucia, presidenta del Supremo Tribunal Federal, aplique el art韈ulo 68 del Reglamento y asigne el caso a otro magistrado. Por lo pronto, permiti al equipo de Zavascki continuar con el procesamiento de las delaciones y podr韆 mantener a flote la investigaci髇. Sin duda, esta situaci髇 mantiene la profunda crisis pol韙ica en Brasil y puede trasladarse a otros pa韘es de la regi髇.