Veinte mil tuits por hora para sostener el 1A y demonizar el paro general

Las cifras y la "inversi髇" de medio mill髇 de pesos solo para garantizar los mensajes v韆 Twitter. Datos clave v韆 ANSES.

"La marcha del 1A no fue organizada por nosotros, pero el impacto de la convocatoria ha sido positivo, especialmente para luego afrontar el paro. Nos demuestra que hay un impulso que viene desde abajo hacia arriba, que se expres el s醔ado y tambi閚 el jueves, contra la huelga de la CGT. Estamos ante una nueva demanda que hay que saber leer y que crece cada vez que se equivoca el kirchnerismo", grafica un funcionario de la Casa Rosada, que comparte lecturas y funciones bajo la 髍bita del jefe de Gabinete, Marcos Pe馻. En el nuevo mapa de arena que dibujan los colaboradores del presidente Mauricio Macri, la gesti髇 de Cambiemos disfruta un rebote en las encuestas que los devolvi a las mediciones de diciembre. "De nuevo estamos por encima del 55% de imagen positiva", celebra la fuente para confirmar que el paro nacional del jueves no los sac del microclima que respira el Gabinete, m醩 all de los matices. Sin embargo, detr醩 de la satisfacci髇 de los voceros, el balance positivo del oficialismo tiene un lado B que no forma parte de su discurso p鷅lico: la aceitada ofensiva virtual en las redes sociales que Cambiemos, y especialmente el PRO, desarroll antes de la "Marcha por la Democracia" del s醔ado 1 de abril y que luego profundiz en la v韘pera del primer paro nacional convocado por la CGT contra la pol韙ica econ髆ica de Macri.

El marketing pol韙ico es una herramienta que el macrismo tom desde sus momentos fundacionales y que perfeccion durante los ocho a駉s que lleva al frente del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En la actualidad, el gobierno niega en forma terminante la existencia de alguna relaci髇 con los promotores de las campa馻s en Twitter y Facebook. Pero los datos negados sobre ese v韓culo se pueden encontrar en el mercado publicitario y tambi閚 en boca de los consultores de marketing pol韙ico y redes sociales que alguna vez cumplieron funciones dentro de las artiller韆s cibern閠icas del PRO y que hoy aportan su know how en otras latitudes de la comunicaci髇 pol韙ica. Algunos de ellos, bajo reserva de su identidad, se animaron a hablar con Tiempo para revelar los contornos de la estrategia publicitaria que la Casa Rosada se empecina en negar

La "blitzkrieg" de Marcos

"Tenemos la certeza de que en el armado del 1A intervinieron varios call centers, no solo uno, y utilizaron el mecanismo est醤dar que se realiza en las redes para trabajar en una campa馻 de este tipo", explica a este diario uno de los consultados que sigui el desarrollo de la campa馻 para analizarla y utilizar esas conclusiones con sus clientes. Como si fuera una guerra rel醡pago, el poder de fuego de Cambiemos arranca con "unas 300 cuentas propias de Twitter que puede extenderse a las 800 o 1000 pero sin techo", dice otro experto en las batallas del microblogging en las entra馻s de la pol韙ica nacional. Con esa estructura, los escuderos con identidades ficticias pueden llegar a generar entre 15 mil y 20 mil tuits por hora, "hasta alcanzar las 12 millones de impresiones" detalla la fuente para referirse a la cantidad de veces que uno de esos mensajes de 140 caracteres fue visto en una pantalla de celular, laptop, Mac o PC.

El despliegue que el gobierno busca negar implica una ingenier韆 de financiamiento tan opaca como los lugares que eligen los call centers m髒iles para agazaparse. Un grupo de twitteros con funciones variables tiene un costo cercano a los 50 mil pesos mensuales. Por la cantidad de emisores, ofertas y proveedores, en el mercado publicitario estiman que "la estructura puede costar hasta 500 mil pesos mensuales", sin contar la difusi髇 telef髇ica por Whatsapp de texto y audio que, seg鷑 algunas fuentes, habr韆 superado los 15 millones de destinatarios a partir de la compra de bases de datos de usuarios bancarios y de otros servicios. En el mundillo del marketing agregan que existe una inflexi髇 determinante para Cambiemos. Ocurri cuando la Jefatura de Gabinete oficializ la utilizaci髇 de la base de datos de la Administraci髇 Nacional de la Seguridad Social (ANSES), cuyo alcance es uno de los m醩 grandes del pa韘. A esas redes de contactos se suman las bases de datos del gobierno porte駉, la acumulaci髇 informativa de la l韓ea de atenci髇 telef髇ica 147 y los "esfuerzos" que aportan los intendentes comunales del oficialismo, tanto en el Conurbano como en el interior del pa韘. Ese tejido varias veces millonario de cuentas de Twitter, Facebook, mails y celulares es uno de los canales de contacto directo m醩 grandes de Cambiemos, y m醩 negados por el gobierno.

El contenido de los mensajes cuenta con el dise駉 discursivo del gobierno, pero los encargados de diseminar esas municiones comunicacionales est醤 distribuidos entre grupos que reivindican su intervenci髇 en nombre del PRO, como es el caso del grup鷖culo "La Solano Lima", que depende directamente del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo. Otros grupos de divulgaci髇 est醤 integrados por empleados del gobierno porte駉, adem醩 揹e la cibermilitancia de Cambiemos que en muchos casos realiza sus tareas virtuales 搒in la necesidad de una ubicaci髇 espec韋ica de un call center oficial, porque adem醩 ser韆 ilegal, explica una conocedora de las t閏nicas 2.0 para la pol韙ica y que conoce la g閚esis virtual desde los primeros experimentos realizados desde el gobierno porte駉, que ahora son casi una pol韙ica de Estado para Cambiemos.
"Cuando ya est醤 funcionando los trolls, comienzan a subirse los usuarios genuinos, que reproducen el mensaje. Esa es la base para que un mensaje intente ser trending topic en Twitter, "aunque esa red tiene distintos requisitos para definir si un mensaje es tendencia o no, y no s髄o depende de la cantidad de trolls", detalla la comunic髄oga.
Hecha la combinaci髇 de mensajes inducidos, con reproducciones genuinas, llega el momento de la capitalizaci髇 pol韙ica. Durante la marcha del 1A, el gobierno se despeg hasta que el mensaje hab韆 demostrado su efectividad. Luego lleg la hora de la celebraci髇, el j鷅ilo, y la nueva dosis de se馻les discursivas para reforzar y reorientar la masa cr韙ica acumulada.

Bautismos de fuego

El PRO acumula casi una d閏ada de exploraciones y acciones en redes sociales que compitieron bajo el signo de sus candidatos en elecciones porte馻s, comunales, de medio t閞mino a nivel nacional y presidenciales. Desde que Mauricio Macri lleg a la Casa Rosada, el despliegue electoral en Twitter, Facebook y otras redes sociales pas a comunicar las pol韙icas p鷅licas del gobierno y, fuera de escena, defenderlo en situaciones cr韙icas. "Durante el voluntariado que (la gobernadora bonaerense Mar韆 Eugenia) Vidal lanz para confrontar con el paro docente, hubo un caso diferente: empez por un tuit de Mar del Plata, con un emisor real, pero despu閟 fue reproducido por toda la artiller韆 de trolls", explic otro observador, que "alucina" desde la oficina 2.0 de la filial local de una agencia de publicitaria extranjera.

Otros "operadores" del microbbloging confirman que una parte del 1A fue promovida por las redes y por Whatsapp desde las mismas usinas que intervinieron activamente durante la 鷏tima etapa del gobierno de CFK, especialmente desde la muerte del fiscal Alberto Nisman y los cacerolazos que contaron con una activa cobertura de los medios tradicionales. En el gobierno repiten que los diarios ya son parte del pasado y que los medios tradicionales van hacia el mismo sumidero, pero su rol es determinante para darle una entidad masiva a la acumulaci髇 virtual por las redes.