Denuncian negocios millonarios detr醩 de la urbanizaci髇 de las villas

Las cinco villas donde se ejecutan obras est醤 vinculadas con proyectos urban韘ticos que favorecen a los constructoras "amigas" y a grandes desarrolladores inmobiliarios.

Desde hace meses, la gesti髇 de Horacio Rodr韌uez Larreta instal como prioritaria en su discurso la urbanizaci髇 de villas, a diferencia de su antecesor, Mauricio Macri. Pero especialistas y organizaciones sociales coinciden en que el proceso no abarca a todas, sino que se centra en cinco asentamientos que necesitan ser urbanizados para luego promover en esas zonas proyectos de desarrollo que, como el Paseo del Bajo, involucran un negocio millonario para las constructoras que monopolizan la obra p鷅lica porte馻.

縋or qu ahora el macrismo impulsa como pol韙ica de Estado la urbanizaci髇 de villas, cuando en ocho a駉s tuvo 91.696.676 millones de pesos destinados a eso, que no utiliz? Eso se pregunta Gustavo Moreno, el asesor tutelar ante la C醡ara Contencioso Administrativo y Tributario porte馻 , quien afirma: "Las cinco urbanizaciones que hoy promueve el gobierno porte駉 tienen relaci髇 directa con emprendimientos urban韘ticos: la Villa 31, con el Paseo del Bajo; la 20, con la Villa Ol韒pica; la Rodrigo Bueno, con el proyecto de IRSA; el asentamiento Lamadrid, con la conexi髇 de Puerto Madero y Caminito; y Fraga, en Chacarita, con la apertura de la avenida Triunvirato. Mientras tanto, en otras villas como la 1-11-14, de las m醩 peligrosas y con la ley de urbanizaci髇 m醩 antigua, no hay trabajos porque no hay inter閟 econ髆ico detr醩".

"Los procesos de urbanizaci髇 est醤 estrictamente vinculados a negocios inmobiliarios. El gobierno eligi a dedo, sin llamar a mesas participativas, para decidir cu醠es son los m醩 urgentes", denuncia Jonatan Baldiviezo, abogado del Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC). Consultados por Tiempo, desde el IVC lo niegan: "No nos interesa ning鷑 proyecto inmobiliario. El 鷑ico que ten韆 uno era Rodrigo Bueno, y se cay. Todo se discute con los vecinos, primero tienen que aprobarlo ellos. La idea no es solo que se integren a la ciudad, sino que la ciudad vaya a la Rodrigo Bueno".
En ese caso, como en otros, la falta de urbanizaci髇 fue judicializada. Tras un amparo de vecinos en 2009, un dictamen favorable dispuso el inicio de las obras, pero el propio gobierno porte駉 lo apel. En 2016, sin embargo, el Ejecutivo reflot la urbanizaci髇 a trav閟 de una ley, condicionada a que tambi閚 se aprobara el megaemprendimiento Solares de Santa Mar韆 en la ex Ciudad Deportiva de Boca, a cargo de IRSA. La iniciativa oficial no consigui apoyo y solo se aprob la urbanizaci髇 de la Bueno. La idea del PRO es impulsar el barrio exclusivo con otra ley.

En otros casos, como la Villa 31, el oficialismo logr que para su urbanizaci髇 se apruebe la venta de tierras p鷅licas (el Tiro Federal) a trav閟 de la Agencia de Bienes. Lo mismo sucedi con la venta de casi 40 hect醨eas del Parque de la Ciudad para urbanizar la Villa 20 y erigir la Villa Ol韒pica, en Soldati. El otro financiamiento proviene del pedido de deuda. A pesar de ser el distrito m醩 rico del pa韘, la Ciudad contrajo cr閐itos por 730 millones de d髄ares para la sede ol韒pica, el Paseo del Bajo y la obra en la 31.

El 26 de diciembre 鷏timo, la Secretar韆 de Integraci髇 Social y Urbana aprob el Subprograma de Cesi髇 de Derechos Posesorios sobre Construcci髇 de la Villa 31 y 31 Bis y San Mart韓: "Los poseedores cuyos inmuebles sean afectados al Subprograma ceden los derechos posesorios sobre su vivienda al Gobierno de la Ciudad, a cambio de un monto de dinero", dice la Resoluci髇 N 208, a pesar de que la Ley 3343 establece que a los vecinos que deben ser relocalizados se les "garantiza una soluci髇 habitacional de similares caracter韘ticas dentro del pol韌ono de urbanizaci髇 del Barrio Mugica". El ODC denunci que el Subprograma no establece l韒ites a la compra de los derechos de posesi髇, promoviendo la especulaci髇 de "grandes terratenientes villeros".

Baldiviezo explica que, urbanizadas, esas villas generan otro inter閟 a los desarrolladores inmobiliarios. "El objetivo esencial debe ser que las familias se queden. Sin embargo, quedar醤 libradas al mercado y ser醤 desplazadas, como est sucediendo en La Boca". La Villa 31 o la Rodrigo Bueno se encuentran sobre los terrenos m醩 codiciados de la Ciudad: "La presi髇 del mercado hace que vendan sus casas o que les aumente el costo de vida. Antes, los desarrolladores no pod韆n negociar, porque los terrenos estaban tomados, deb韆n pasar por la Justicia y la Legislatura. Ahora negociar醤 individualmente con cada propietario. En Palermo, IRSA fue comprando departamento por departamento hasta conseguir extender el shopping. 緾髆o no va a poder hacerlo en la Rodrigo Bueno?"

El lunes 6 de febrero, Larreta inaugur las primeras cuadras con nueva infraestructura en el Barrio Mugica. Fueron 400 metros lineales de las manzanas 104 y 12 en el sector Cristo Obrero, sin una planificaci髇 integral. Cada manzana la hizo, a su modo, una empresa diferente. Con una red cloacal que sigue conectada a la precaria red de desag黣s existente, trabajos que a鷑 no son operados por AySA, medidores individuales sin colocar y servicios que no est醤 a nombre de las familias. Lo mismo sucedi en Los Piletones.

"La mesa de participaci髇 vecinal est dividida porque en la entrega de beneficios de la urbanizaci髇, los punteros pol韙icos manejan sus manzanas, privilegiando a su gente cercana. Queremos algo transparente", dice Agust韓 Navarro, 54 a駉s, padre de cinco chicos, exdelegado vecinal.
En la mayor韆 de las villas del sur, a la precariedad, el hacinamiento, la violencia y la discriminaci髇, se suman la contaminaci髇. Dos de las que se est醤 urbanizando la sufren. Un informe oficial realizado en 2014 por profesionales del Hospital Argerich, dirigido por la m閐ica Teresa Batall醤, determin que el 25% de los chicos de la Rodrigo Bueno tienen plomo en sangre, a causa de un dep髎ito de autos de la Polic韆 Federal. Sin embargo, Ciudad contrat el a駉 pasado a la consultora privada Disab que, tras un an醠isis del suelo, estipul que "no es necesario remediarlo". Fuentes del IVC responden: "Desconocemos lo del Argerich, pero nuestros estudios de factibilidad dicen que el suelo est bien. No nos vamos a poner a construir sobre terrenos contaminados, no tiene ning鷑 sentido".

Parte de las 5400 familias de la Villa 20 ser醤 trasladadas al terreno bautizado "Papa Francisco", ocupado por 200 familias en 2014, luego desalojadas. Ah hubo un viejo "cementerio de autom髒iles". Ese predio, en Fern醤dez de la Cruz y Pola, est contaminado con plomo. As lo evidencian estudios realizados en septiembre de 2013 por la ONG Green Cross. En ese caso el gobierno admiti la contaminaci髇 y contrat nuevamente a Disab, que "ya finaliz los trabajos de remediaci髇", dicen desde el IVC, por $ 30.121.000. La urbanizaci髇 finalizar en 2019. Deb韆 estar concretada, por ley, hace diez a駉s.

En todas estas megaobras aparecen empresas "amigas" del macrismo. La de m醩 renombre es Bricons, que tiene adjudicada parte de la Villa Ol韒pica (adem醩 de tres l韓eas de Metrobus). Su titular, Mario 羘gel Raspagliesi, colabor con un mill髇 de pesos para la campa馻 electoral del PRO en 2015. Tambi閚 gan la licitaci髇 para el camino ribere駉 de la Villa 21, donde no hay negocios inmobiliarios asociados. Ah los trabajos est醤 frenados.

En el Riachuelo sigue la demora

En la elecci髇 de 2015, la boleta de Horacio Rodr韌uez Larreta para jefe de gobierno porte駉 se impuso en todas las villas de la Ciudad. S髄o perdi en dos escuelas de la 21-24. Hubo una raz髇 para ello: ese asentamiento donde viven 60 mil personas es uno de los m醩 postergados por el macrismo. Ubicado a la vera del Riachuelo, un informe oficial de la Autoridad de la Cuenca (Acumar) indic que el 25% de los ni駉s tiene plomo en sangre. Paz Ochoteco, directora de la Fundaci髇 Temas, habla de un "avance pat閠ico" de las obras de relocalizaci髇 de 1334 familias que viven en la 21, sobre el Camino de Sirga, el sector m醩 afectado: "Tras una sentencia judicial de la Corte, incumplida desde hace nueve a駉s, no hay una instancia de construcci髇 participativa y hoy en d韆 solamente se relocaliz a 107 familias". En el IVC lo atribuyen a una demora de a駉s debido a que Provincia, Ciudad y Naci髇 eran gobernadas por diferentes signos pol韙icos: "Ahora no hay excusa", dijeron.

Isla Demarchi y Catalinas 2, m醩 tierras p鷅licas para negocios privados

En los 鷏timos d韆s se profundiz la entrega de tierras p鷅licas para desarrollos inmobiliarios privados.

El viernes, el gobierno nacional desarticul el proyecto que pretend韆 crear un Polo Audiovisual en la Isla Demarchi. Si bien las construcciones nunca comenzaron (Ciudad jam醩 dio el visto bueno), la decisi髇 del presidente Mauricio Macri puso punto final a aquella iniciativa de Cristina Fern醤dez de Kirchner y le abri las puertas al mercado inmobiliario: crear醤 un Polo de Desarrollo Urbano, abriendo el juego a la inversi髇 privada.

Con un presupuesto previsto en $ 2500 millones, el proyecto impulsado en agosto de 2012 pretend韆 la construcci髇 de una torre en la que funcionar韆n un hotel, departamentos, estudios de TV y museos. A trav閟 un decreto, el Ejecutivo har la "reconversi髇" de la Isla Demarchi porque el proyecto de un Polo Audiovisual "no resulta viable". En cambio, "resulta conveniente desarrollar un Polo de Desarrollo Urbano cuyo eje se centre en la integraci髇 al resto de la Ciudad".

Un d韆 antes, la Legislatura porte馻 aprob en forma definitiva la Ley 3881, que otorgar la zonificaci髇 necesaria para construir "El Paseo del Bajo", de siete kil髆etros, que enlaza las autopistas Illia con la 25 de Mayo y la Buenos Aires-La Plata, y que ser ejecutada en su mayor parte por la empresa IECSA, de Angelo Calcaterra, primo del presidente.

Sucede que, para financiar esa megaobra de 670 millones de d髄ares, adem醩 de tomar deuda externa, se autoriz la venta de los terrenos p鷅licos conocidos como Empalme Norte o Catalinas Norte 2. Se trata de un terreno ferroviario de nueve hect醨eas, entre Retiro y Puerto Madero, donde privados podr醤 erigir siete torres de per韒etro libre, dos de 62 metros y cinco de 139 metros (casi 45 pisos). "Otra pared m醩 entre la ciudad y el r韔, sin autorizaci髇 legal del Congreso", denunciaron desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad.

El legislador Adri醤 Camps (PSA) agreg que "en el ejercicio de la acci髇 pol韙ica siempre hay una tensi髇 entre el poder pol韙ico y el poder econ髆ico. Pero es el primero el que debe tener supremac韆 sobre el segundo; el que debe decidir qu es lo que se hace y qu no".