Mestre acusó a colectiveros de querer generar un Cordobazo

Máxima tensión en la capital cordobesa. El intendente culpó a sectores de izquierda, al kirchnerismo y a la propia Cristina de intentar nacionalizar el conflicto.

El intendente de Córdoba, Ramón Mestre, brindó una conferencia de prensa en el Palacio 6 de Julio, y dijo que este lunes “en el marco de un esquema de servicios de contingencia actuará de forma conjunta Gendarmería Nacional, Policía Federal y Policía de Córdoba; el Gobierno Municipal, Provincial y Nacional y las empresas”.

“Se trata sólo de un respiro para los ciudadanos de Córdoba hasta recuperar la normalidad”, enfatizó Mestre, que cuestionó a los choferes que mantienen un paro desde el lunes pasado, al rechazar el acuerdo paritario firmado a nivel nacional por la Unión Tranviaria Automotor (UTA) y las empresas, que establece una recomposición en los sueldos del 21 por ciento en tres cuotas. Los colectiveros cordobeses exigen un incremento salarial de alrededor del 33 por ciento y condiciones laborales dignas para realizar su trabajo. Lejos de ser escuchados, esta semana 70 choferes fueron despedidos, lo que enardeció la postura del reclamo.

Mestre tiró más de la cuerda y consideró que “algunos sugerían un Cordobazo, intentando resignificar un hito histórico totalmente ajeno a esta coyuntura. Se equivocan, somos personas de paz”, reafirmó. Y siguió con un discurso poco conciliador: “No sólo están yendo contra las instituciones de gobierno; sino contra la ley, contra todos. Y ello, en un contexto inédito en el que Córdoba está saliendo de años de discriminación. Avergüenza que no quieran que Córdoba progrese”.

A la hora de buscar culpables. Mestre no fue nada original: grupos de izquierda, el kircherismo y la propia Cristina. “Quieren hacer de este conflicto una oportunidad político partidaria de la izquierda, del kirchnerismo, incluso, de la propia ex Presidenta. Sí, el kirchnerismo, el mismo que literalmente discriminó a Córdoba, que tuvo acá su peor derrota, está fogoneando la violencia”, acusó.

Por último, Mestre hizo un anuncio que según los analistas deja a las claras la gravedad y la virulencia del conflicto: “He decidido adelantar la convocatoria del Consejo Económico y Social de la ciudad que lo integran todas las fuerzas vivas de Córdoba, para mañana lunes. El llamado de una consulta popular, para que los vecinos se expresen sobre el transporte como servicio esencial; las asambleas de los servidores públicos en horarios de trabajo y las políticas de transparencia. Necesitamos el respaldo ciudadano y definitivo para avanzar y recuperar el Estado de Derecho en Córdoba. Para hoy y para siempre”.