Feriazo en Plaza de Mayo: agricultores vendieron 20 toneladas de verduras y frutas al costo

Productores nucleados en la Unión de Trabajadores de la Tierra reclamó que se avance con una ley de acceso a la tierra.


Tiempo Argentino

Pequeños productores vendieron en Plaza de Mayo unos 20.000 kilos de verdura y otros productos del campo al precio que les pagan en chacras y quintas, en el marco de una protesta exteriorizada en ferias y movilizaciones realizadas también en plazas de otras ciudades del país en reclamo de políticas para el sector.

"Los vecinos quedaron muy contentos porque se llevaron verdura muy fresquita a diez pesos la bolsita de cinco kilos, más o menos", dijo Cimar Gutiérrez, vocero de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) de La Plata, unas de las agrupaciones que impulsaron la demostración. Explicó además que vendieron sus productos al precio que les pagan supermercados e intermediarios en sus quintas y chacras "para que se den cuenta de lo poco que percibimos los productores y lo mucho que paga el consumidor, hasta diez veces más".

En protestas anteriores, habían regalado sus productos para hacer ver que tienen rentabilidad nula, pero en esta convocatoria reclamaron la "reglamentación y presupuesto para la ley de Agricultura Familiar", una ley de acceso a la tierra, regulaciones en la cadena de comercialización y otras políticas públicas para el sector.

"Por eso venimos a reclamar también que el Congreso trate el proyecto de ley de acceso a la tierra, que nos ayudaría a producir mejor sin pagar alquileres desmedidos ni temor a que nos echen los propietarios", añadió Gutiérrez. Y añadió: "El gobierno nacional dice que apoya al campo, pero en realidad sólo ayuda a sojeros, grandes terratenientes y grandes exportadoras cerealeras, que están obteniendo ganancias extraordinarias".

La UTT advirtió que desde principios de 2016 el Gobierno "ha dejado la Secretaría de Agricultura Familiar paralizada, sin presupuesto y sin políticas públicas para campesinos y agricultores familiares. Esta es una clara definición de la política del Ministro de Agroindustria, que ningunea una y otra vez al sector. Y denuncia que "desde hace más de tres meses no funciona la inscripción al Monotributo Social Agropecuario y al Registro Nacional de la Agricultura Familiar, derechos clave conquistados para el sector".