Aleksandr Gu閘ievich Duguin: "Podemos ser liberales, pero no somos libres de no serlo"

El fil髎ofo e historiador ruso al que algunos llaman el "Rasputin de Putin" propone una alianza entre Rusia, Ir醤 y Turqu韆 para consolidar un bloque continentalista.


Diego Paruelo

El mi閞coles pasado, la Facultad de Ciencias Sociales fue testigo de un hecho no muy habitual para la UBA. El fil髎ofo e historiador ruso Aleksandr Gu閘ievich Duguin, especialista en historia de las religiones pero tambi閚 experto en Geopol韙ica, ofreci una conferencia magistral auspiciada por el centro de estudiantes. Con una impronta personal que el estereotipo asocia a la Rusia cl醩ica 杣na barba crecida y canosa al estilo del consejero del zar Grigori Rasput韓, Duguin expuso su visi髇 cr韙ica de la actualidad y desliz algunos conceptos clave de su obra m醩 conocida, La Cuarta Teor韆 Pol韙ica. Duguin hizo un dur韘imo cuestionamiento al liberalismo como filosof韆 pol韙ica. Tambi閚 critic al marxismo y al nacionalismo hist髍ico, teor韆s pol韙icas que considera agotadas, desmentidas por la historia o perjudiciales para el bienestar del ser humano. Frente a 閘, en la planta baja de la sede Constituci髇 de Sociales, lo observaba un auditorio compuesto mayormente por j髒enes universitarios y graduados en las carreras que se dictan en esa facultad. 

El pensamiento de Duguin no est exento de pol閙ica, al menos en los 醡bitos universitarios de Europa Occidental y EE UU. El ruso rescata textos de intelectuales tradicionalistas que llamaron a rebelarse contra la Modernidad, como el fil髎ofo italiano Julius Evola, lo que le vali ser asociado a la categor韆 de "fascista". En paralelo a su condici髇 de intelectual, Duguin tuvo un paso por la actividad pol韙ica: fue consejero del Partido Comunista de la Federaci髇 Rusa; aport su pensamiento para la creaci髇 del Partido (ilegalizado en 2005 y autodisuelto en 2010) Nacional Bolchevique, del que tambi閚 form parte el escritor Eduard Limonov. En 2002 fund el partido Eurasia, al que aliment de su visi髇 geopol韙ica sobre la conveniencia de gestar una alianza 杚ue, no por casualidad, promueve Vladimir Putin entre Rusia, Ir醤 y Turqu韆 para consolidar un bloque continentalista, "la civilizaci髇 de la tierra". 

Esa convergencia, seg鷑 Duguin, se est convirtiendo en un contrapeso global para el bloque atlantista (por la OTAN pero no s髄o) y tiene una diferencia sustancial con el otro eje, que lideran EE UU-Gran Breta馻: mientras que el bloque atlantista, plantea el fil髎ofo ruso, se gu韆 por el libre comercio y el liberalismo pol韙ico, la estructura geopol韙ica de la tierra (Eurasia) se basa en otros valores: la religi髇, la identidad colectiva y la tradici髇 de cada territorio. Estos planteos y muchos otros estuvieron presentes en las cuatro ponencias que realiz Duguin durante su reciente paso por Argentina. Considerado por la prensa como un intelectual de consulta del propio Putin, Duguin habl en la CGT de C髍doba, en la UBA y en la Escuela Superior de Guerra, donde lo escucharon 150 civiles y militares de alta graduaci髇. Las cuatro disertaciones fueron apadrinadas por el Centro de Estudios Estrat間icos Sudamericanos (CEES), think tank dirigido por el gremialista Julio Piumato (UEJN) y el fil髎ofo Alberto Buela.

El mi閞coles, al finalizar la conferencia en la UBA, Tiempo entrevist a Duguin. La conversaci髇 gir en torno a sus fuertes cr韙icas al liberalismo y el regreso triunfante 朼l menos por ahora del neoliberalismo a la Argentina.  

柨Por qu el liberalismo encarna un peligro?

朎l futuro ha sido ganado por el liberalismo. El poder est en las manos del capital global, de la elite pol韙ica capitalista liberal occidental, que impone las normas, los valores, que declaran ser los valores universales. Ese liberalismo, hoy, no tiene un enemigo. Quiere encontrar, o crear, su enemigo en el islamismo radical, o en la figura de (Vladimir) Putin. El liberalismo, a trav閟 de los principios de los Derechos Humanos, quiere establecer la idea de que no hay ninguna diferencia entre los individuos. Que no cuentan ni el g閚ero, ni la Naci髇, ni la etnia, ni la identidad 閠nica, ni la identidad religiosa. Esa es la idea clave del liberalismo. La supuesta libertad del individuo contra las identidades colectivas. Hoy en el mundo podemos ser liberales de izquierda o de derecha. Incluso, en algunos casos, podemos ser liberales de extrema izquierda, como el AntiFa norteamericano. O la extrema derecha liberal, como los ucranianos nacional-socialistas que luchan contra los rusos, que est醤 a favor del liberalismo occidental. En definitiva, podemos ser liberales de cualquier sesgo pero no somos libres de no ser liberales. Eso es muy importante. El libro m醩 importante del liberalismo en el siglo XX es el libro de Karl Popper, La sociedad abierta y sus enemigos. Ese es el programa de George Soros. 縌u es lo m醩 importante de ese libro? La primera parte es la parte buena: "todos", "abierta", "sociedad", "invitaci髇 a todos a participar", es muy simple. Pero poca gente remarca la segunda parte. Ese tramo, ya desde el t韙ulo, es muy diferente: "sus enemigos". 縌u es lo que nosotros debemos hacer con los enemigos, entonces, de la sociedad abierta? O reeducarlos, o eliminarlos.

朥sted sostiene que el liberalismo tiene una cara totalitaria, post humanista, que avanza sin parar. 縋odr韆 profundizar?

朎l liberalismo es el proceso hist髍ico de la liberaci髇 del individuo.  Pero no todo es tan evidente como parece. Porque el individuo no existe. El individuo puro no existe. La persona concreta, el ser humano, es un punto de confluencia de muchas identidades colectivas. Por eso, el proceso de liberaci髇 del individuo de las identidades colectivas (la religi髇, clase social, naci髇, g閚ero) se produce al mismo tiempo que la creaci髇 de este individuo, que no existe. (John) Stuart Mill, el autor m醩 importante del liberalismo, dec韆 que existe liberty y existe freedom. Liberty es libertad de algo. Freedom es libertad para algo. El liberalismo es libertad "de" algo. 緿e qu? De esta identidad colectiva. Pero eso es negativo. 縌ui閚 est realmente liberado? No est claro. Porque quien aparece despu閟 de esta supuesta liberaci髇 no es ya el hombre: es el simulacro. La m醧uina, el robot, el cyborg. Porque liberando a este ser indefinido de unas cosas concretas, las identidades colectivas, aparece algo que es post humano. Es post humanismo. No es casual. Y el neoliberalismo, en esa l韓ea, es el nihilismo puro. Cuando la gente no comprende esto, cuando la gente se deja llevar por el progreso, por las tecnolog韆s, por el conformismo y el consumismo, no es v韈tima inconsciente pero sin conocerlo est aprobando este proceso. Todos los pueblos, todas las civilizaciones, todas las sociedades, tienen sus ra韈es. El neoliberalismo corta estas ra韈es. Corta las ra韈es y todos los v韓culos.