La semanita termina con un alza del 6 o 7 por ciento en las naftas

Así lo confirmó Raúl Castellanos, presidente de la Cámara de Empresarios del Combustibles. Además, se aclaró que las estaciones de servicio aceptarán tarjeta de crédito al menos hasta febrero.


Mariano Vega

Un nuevo golpe al bolsillo para concluir la primera semana de 2018. Como ya se adelantó desde el gobierno sin demasiados detalles, los combustibles subirán finalmente entre un 6 y un 7 % el próximo viernes. Así lo aseguró Raúl Castellano, titular de la Cámara de Empresarios de Combustibles, quien además confesó que el incremento en los surtidores se esperaba para el 1º de enero pero se retrasó debido al paquete de impuestazos anunciado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

El nuevo aumento de las naftas está justificado esta vez por el encarecimiento del crudo a nivel mundial y del dólar a nivel nacional. Cabe recordar que el gobierno de Macri liberó el precio de los combustibles el año pasado y lo dejó librado a estos dos parámetros.

En diálogo con radio La Red, Castellanos aclaró que el monto final del incremento lo definirá YPF, ya que tiene el 53% de la participación total del mercado, y adelantó que lejos está de ser este el último aumento previsto.

Por último, el empresario aceptó que los constantes cambios hacia arriba del precio del combustible llevó a los usuario a cambiar el concepto de carga. “Llenar el tanque dejó de ser habitual”, dijo.

Por otro lado, los consumidores podrán comprar combustible con tarjeta de crédito, al menos hasta febrero próximo. Es que sobre el final del año 2017, y cuando iba a entrar en vigor la suspensión de este medio de pago en las estaciones de servicio, las cámaras empresarias que las agrupan aceptaron una propuesta del secretario de Comercio, Miguel Braun, en el sentido de armar una reunión con las emisoras de las tarjetas.

La reunión se concretaría a principios de febrero, según informó el portal especializado Surtidores, el que consignó que “Los estacioneros dejaron sin efecto la medida ante la promesa del funcionario de generar una reunión con las entidades bancarias y emisoras de tarjetas para los primeros días de febrero, porque entendieron que puede ser posible que en un encuentro de ambas partes con presencia del Estado como mediador, se alcance un entendimiento que permita equilibrar el cuestionamiento con alguna probable solución.”