A pesar de que el país suma cada día más muertos e infectados de Covid 19 y en Europa una segunda ola de contagios obliga a algunos países como Francia a tomar medidas tan drásticas como el toque de queda para cortar la cadena de contagios, el Gobierno de la Ciudad no solo ha habilitado bares y restaurantes, sino que también, aplicación del correspondiente protocolo mediante, abre los museos de manera escalonada. Para mañana, 28 de octubre, se prevé la apertura de tres. Cabe consignar que antes de la apertura de los museos en la Ciudad de Buenos Aires, en diversos museos ubicados en diferentes puntos del país habían abierto sus espacios al aire libre.

El jefe de gabinete de la Ciudad Felipe Miguel informó oficialmente:

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Ya está listo el protocolo para que, en estos días, los vecinos puedan volver a disfrutar de los museos de la Ciudad. Es una oportunidad para volver a conectar con la enorme oferta cultural de Buenos Aires y hacer un plan entretenido. Además, es una buena noticia para los artistas que dependen de los espacios culturales para trabajar y mostrar su arte. En la Ciudad ya estamos pensando el futuro de la cultura que va a seguir siendo parte de la identidad de todos los porteños.”

Por su parte, el ministro de Cultura porteño Enrique Avogadro dijo: “Es una semana muy especial porque vuelven los museos a la ciudad. La posibilidad de dejarnos atravesar por la cultura. Con mucha responsabilidad vamos a poder volver a vivir estos espacios que son fundamentales para nuestra cultura”.

Las aperturas ser producirán de manera escalonada. Hoy, 27 de octubre, abrirán tres museos dependientes de Cultura de la ciudad, el Museo de Arte Moderno, ubicado en la Calle San Juan 350; el Museo Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco y el Museo de Arte Español Enrique Larreta.  Cada uno de ellos realiza la apertura con importantes muestras.

En el Arte Moderno se podrán ver tres  una de Sergio De Loof, ¿Sentiste hablar de mí?, otra de Mildred Burton, Fauna del país y una tercera  de Santiago Iturralde: La pintura desnuda. Para el día 30 de este mes, además, está prevista la inauguración de la muestra Sueño Sólido de Nicanor Aráoz.

En el Fernández Blanco habrá una muestra de esculturas en el jardín de Viviana Duchini, mientras que el Larreta volverá mostrar su exposición permanente.

Para visitar cualquiera de estos museos se requerirá concertar previamente la visita por vía virtual. Para preservar del contagio tanto al visitante como el personal de cobro, se recomienda la utilización de mamparas de aislamiento. Los establecimientos podrán estar abierto un máximo de 10 horas entre las 10 y las 20. Los recorridos de las muestras tendrán un sentido único y las puertas que separan las salas permanecerán siempre abiertas para evitar que sean tocadas, pese a lo cual también se prevé la desinfección periódica de las mismas. Sólo podrá haber una persona cada 15 metros cuadrados. Que las medidas se cumplan de manera estricta será responsabilidad de cada museo.

En cuanto a las visitas serán individuales o de un máximo de cuatro personas si son convivientes.

Las muestras no tendrán inauguración y no se permitirán actos culturales de ningún tipo. Tampoco se entregarán catálogos al público. Se utilizarán audioguías, auriculares, tablets o pantallas que deberán ser desinfectadas luego de su uso y se realizará la ventilación regular tanto de las salas visitadas por el público como de los espacios donde trabaja el personal.

Por supuesto, las obras expuestas no podrán ser desinfectadas por ningún medio químico como el alcohol 70/30, pero sí el material de papel que se reciba en el Museo. La otra alternativa es entrar en contacto con dicho material 48 horas después de haber sido recibido.

Si los museos contaran con algún tipo de servicio gastronómico, estos se habilitarán siguiendo los protocolos que rigen en la Ciudad para ese tipo de espacios.

Además, los museos deberán contar con un lugar de aislamiento cerrado por si algunos de los visitantes presentara síntomas compatibles con la infección de Covid-19. No se permitirá, además, el uso de ascensores a menos que sea estrictamente imprescindible.

El protocolo de seguridad para evitar el contagio deriva del utilizado en diversos museos de Europa, mucho más concurridos que los argentinos incluso cuando, como en el caso de la pandemia, no hay turistas.

En un momento en que no hay turismo extranjero y recién comienza a hablarse del turismo interno para la temporada de verano, la reapertura de los museos no parece una medida de gran urgencia. Aunque cuenten con poco público, no dejan de ser una posible vía de contacto por la mera concurrencia del personal. El tiempo dirá si la medida resulta inocua en la transmisión del virus.