La novela las malas  sigue un vertiginoso camino ascendente desde su publicación en Argentina, momento en que se convirtió en uno de los sucesos editoriales del año. Fue publicada en 2019 por la editorial Tusquets con un éxito rotundo e inesperado por la propia autora que aun hoy insiste en afirmar que ella no sabe escribir. Sin embargo, a su carrera como actriz iniciada en su Córdoba natal se suma ahora un fulminante éxito literario.

De enorme repercusión de público y en el mundo editorial, La malas recibió en 2020 el Premio Sor Juana Inés de la Cruz otorgado por la Feria del Libro de Guadalajara.  Aunque contenta por el Galardón, Sosa Villada expresó su descontento por el hecho de que fuera noticia que hubieran premiado a una escritora trans, como si su condición de género fuera relevante a la hora de evaluar sus méritos literarios. La sorpresa también ponía en cuestión el carácter excepcional que continúa a teniendo para la sociedad  una sexualidad que no concuerda con la norma heterosexual, a pesar de haberse librado una lucha enorme y esclarecedora en nuestro país respecto de las cuestiones de género.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De acuerdo con lo que informa la agencia Télam, Other Press resultó la elegida para la traducciòn, luego de que la Agencia de Derechos de América Latina del Grupo Planeta evaluó las ofertas enviadas por seis editoriales de ese país, interesadas en el universo travesti que aborda la obra.”
De este modo, la novela inicia su carrera en el mudo anglo luego de haber sido traducida al francés, al alemán y al croata. Se  espera, además,  llegar también a los lectores italianos y noruegos, y a Brasil este año.”

“Habíamos recibido alguna oferta para la lengua inglesa, se fueron sumando scouts, traductores y editoriales fascinados con la novela, y de pronto nos vimos con seis ofertas, todas muy interesantes”, le dijo la editora de Tusquets Paola Lucantis a Télam. Y agregó;  “Se le plantearon a Camila las opciones de publicación, planes de difusión y comercialización, ofertas económicas y finalmente fue ella quien se decidió por Other Press . La editora Judith Gurewich había leído Las malas en francés, y fue realmente entusiasta en su propuesta y creo que fue  fundamental a la hora de convencer a Camila”.

Por su parte, Gurewich, fundadora y editora de Other Press, expresó: “Camila logra fisurar nuestras creencias desprolijas y poco reflexivas, describe de una forma tan convincente, cercana e íntima las decisiones psíquicas involucradas en el nacimiento de una mujer al margen del destino biológico y establece un balance entre dos temas fundamentales: la política y la ética”. Y agregó: Las malas no solo habla de la comunidad trans, sino que pone en evidencia las fallas y las acciones discriminatorias de una sociedad que todavía promueve la masculinidad como ‘el sexo fuerte y protector'”.

Lucantis ofrece algunos indicadores que dan cuenta del éxito arrasador de Las Malas.  En España  ya va por la tercera edición, mientas que salió en Francia por Edition Métailié con traducción de Laura Alcoba (la escritora argentina residente en Francia que alcanzó un éxito resonante con su trilogía sobre la dictadura militar argentina que comienza con La casa de los conejos) y en Alemania con traducción de Svemja Becker, ambas lanzadas en el mes de enero de este año, por lo que todavía es demasiado temprano para evaluar la repercusión.
De acuerdo con lo que dice Kit Maude, traductor del libro al inglés, “la obra no planteó grandes dificultades” para traducción porque  “el hecho de que el escenario local sea retratado con tanto detalle y vivacidad solo realza la experiencia de la lectura”.

Como suele suceder en estos casos, el éxito de Las Malas le permitió a su autora publicar libros anteriores, como La novia de Sandro. En Septiembre de 2020 le decía a Tiempo Argentino en una entrevista aparecida en relación con la publicación de los poemas de La novia de Sandro: “Creo que la existencia de las mujeres trans es profundamente política aunque nosotras no nos enteremos o nos enteremos tarde. La cuota de rebeldía, de renuncia, el movimiento de desagregarse de inmediato de una sociedad aunque te amenacen, aunque te digan que vas a terminar muerta en una comisaría o cortada en pedacitos porque te agarró un hijo de puta en la calle, la certeza de que no hay otra forma de vivir, todo eso es profundamente político. No es una revolución que heredamos de libros de historia y que sucedió en un país lejano donde actuó un héroe heterosexual. Es una revolución sobre el cuerpo, sobre el deseo, sobre lo orgánico, sobre tu rostro, tus manos, tu manera de salir a la calle. Es algo que no se puede esconder, que no se puede camuflar como sí se puede camuflar un ideal, una moral. Ser travesti es algo que se lleva por fuera y eso es profundamente político en un mundo en que todo pasa hacia adentro. Ser travesti es algo que se sabe desde siempre y por lo cual se puede renunciar a todo aunque tengas que irte de tu casa a los 14 años. No sé cuántas personas son capaces de hacer algo así. Hay quienes están dentro de un matrimonio que se está secando y se hacen los boludos hasta que se mueren, quienes soportan un trabajo que los empequeñece. Esas son cosas que las travas nunca hicimos.”

Aunque Sosa Villada es renuente a toda historia de superación que pretenda convertirse en ejemplo, es indudable que existe una enorme distancia entre la chica que debió ejercer la prostitución cuando se fue de su casa y la exitosa escritora que es hoy. Su éxito quizá consista en haber hecho visible a través de Las Malas, una obra de ficción, una verdad que muchos no querían ni quieren ver: la vida de las mujeres travestis, las humillaciones a que las somete la policía, sus escasas posibilidades de desarrolle fuera del camino de la prostitución, su bajo promedio de vida y también  la enorme solidaridad que existe entre ellas.

Po supuesto, Sosa Villada nunca pensó que ese texto relacionado con su vida cotidiana iba a alcanzar la trascendencia que alcanzó tanto en su país como fuera de él.