Julio Mandelbaum inició su proyecto de obra «El lago de los patos» en el taller de Tiempo “Escritura y página blanca”, coordinado por Juliana Corbelli, en las aulas del espacio de la cooperativa Por Más Tiempo, durante marzo y abril de este año. Según cuenta el escritor que llegó al espacio para “nutrirse”, y quien lleva adelante su propio taller de escritura Azul lavable, “a los quince años decidí ser escritor. No recuerdo las razones, pero diez años después me recibí de arquitecto. Gané algunos concursos, diseñé y construí durante muchos años y aún lo sigo haciendo. A veces pienso en que tal vez no haya demasiada diferencia entre ambas profesiones, las palabras, que cuentan lo que no existe, comparten la osadía de las líneas que proyectan lo que tal vez existirá.” 

En el número 7 de la revista filosófica Symploké de la Universidad de San Martín (UNSAM), emerge esta escritura de Mandelbaum que “gusta por las actividades mentales”, materializadas en forma de escritura creativa y caratulada como “folletín digital”, inserto en la sección “Abraxas en el bar”. La obra por entregas, quincenal, “El lago de los patos” está escrita con la audacia y el talento por insertar problemas filosóficos en la vida cotidiana del protagonista Daniel, un escritor paseante que se comunica con los patos del Parque Centenario por Bluetooth mientras revisa su biografía familiar polaca, observa los Schnauzer de otros caminantes o visita bares polacos por San Telmo. Además de revisitar voces familiares, en microdiálogos con su abuela, las memorias en el pueblo 9 de Julio, sin dejar de pensar sobre el amor, la propiedad, los vínculos del linaje materno y las influencias de “filósofos populares”, en clave de total humor. Sus personajes se visten de elocuencia e idiomas extranjeros por los que vale la lectura seguir.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE
También podés leer: Talleres en Tiempo, comienza el curso de escritura 

La revista Symploké lleva un total de siete publicaciones, ofrece la posibilidad de descarga completa y gratuita. Sus secciones abarcan artículos de estudiantes, artículos principales de especialistas, entrevistas realizadas a diferentes personalidades del mundo de la Filosofía, a la vez que publican textos literarios y eventos de agenda relativos a jornadas y reseñas de libros de reciente publicación. 

La tematización de la filosofía en revistas confiere a nuestro país un lugar pionero. En 1915 despuntó por efectuar un proyecto editorial ligado al cientificismo radical de la época y a la reflexión de las problemáticas éticas y políticas. Toda publicación sobre filosofía propone el ejercicio de nuevos saberes en el campo de las humanidades y hoy esto muy lejos de justificarse a través de la ciencia, aloja nuevos ámbitos provenientes de la escritura creativa y puede alcanzar así íconos de la cultura popular, el bestseller, la grilla de una ciudad o la reflexión sobre la tecnología y el consumo de pantallas Netflix. ¿Dónde está la filosofía, el saber o el cruce entre ella y la fantasía?

Un siglo después de José Ingenieros, la filosofía del positivismo, el pensamiento ligado a la medicina, la propuesta de una publicación universitaria pública hace punta por otros motivos centrados en filosofía con perspectiva de género, cruces del área con otras esferas y, sobre todo, el discurso del saber de los y las docentes junto a la participación de alumnos en publicaciones, destinadas a todo público. La revista Symploké nació por iniciativa de los estudiantes de la carrera de Filosofía de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) frente a la necesidad de generar espacios de participación, tanto de alumnos como de docentes, en la producción filosófica. Destinada al público en general, tiene como objetivo el “despertar de la creatividad en relación a la producción filosófica, incentivar a nuevos estudiantes a participar de un espacio de creación y motivar el proceso de acercarse a plantear un camino que posibilite la reflexión”, según escriben sus integrantes.

Para más información ver el número 1, El lago de los patos, «Uno. El círculo»