El Centro PEN Argentina acompaña y apoya al Centro PEN de Nicaragua y junto con el PEN Internacional repudia la persecución política desatada contra el gran poeta nicaragüense que fue informada en la edición de ayer en la web de Tiempo Argentino. A los 92 años y luego de haber sido una figura relevante de la revolución nicaragüense, estudia exiliarse en México o en Alemania por las persecuciones a que lo somete el gobierno de Daniel Ortega.

El sábado se le notificó que debía pagar una multa equivalente a 800 mil dólares por un juicio del cual fue absuelto en 2010. Desde que en 2007 el presidente Daniel Ortega retornó al gobierno, el sacerdote afrontó cuatro juicios por un litigio de propiedad en Solentiname, isla donde hace 40 años fundó una comunidad de pintores y poetas opuestos al dictador Anastasio Somoza, derrocado por los sandinistas en 1979.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Estamos en una dictadura y soy un perseguido político de la pareja presidencial, y no te puedo hablar más”, dijo Cardenal al diario de su país La Prensa. Por esta razón el PEN Argentina manifiesta:

“Un abstruso y amañado proceso por daños y perjuicios, que no hubiera prosperado en ningún poder judicial independiente, ha condenado a Ernesto Cardenal a una cifra exorbitante, que perturba su vida austera y su tranquilidad de espíritu. Esta sentencia culmina una implacable persecución política, destinada a castigar su disidencia con el actual gobierno de Daniel Ortega y esposa.

Ernesto Cardenal es uno de los poetas mayores de nuestra América, su poesía ha dado voz y luz a los postergados, y debería ser objeto de homenaje de los gobernantes de su nación.
Los escritores de Argentina, que hemos sido testigos de su solidaridad con nuestro pueblo en los años aciagos de dictadura cívico-militar, exigimos el cese inmediato de toda persecución, aunque esta se disfrace de proceso judicial, y el respeto por su integridad física y moral.

Paz y respeto para Ernesto Cardenal.”

Centro Pen Argentina
Comisión Directiva