El 22 de julio una multitud nunca vista en un acto político se agolpa frente al palco armado por la CGT en el que en ese momento era el Ministerio de Obras públicas y desborda la Avenida de Julio. Miles de voces exigen que Evita se haga presente en el palco y acepte ser candidata a la vicepresidencia de la Nación. De no ser así, irán al paro general. Pero esta vez, Eva no seguirá el deseo de su pueblo y pocos días después, el 31 de agosto, anunciará su renuncia a los honores, pero no al trabajo ni a la lucha.

Este documento fílmico conmovedor puede verse en sala de exposiciones temporarias del Museo Evita. Pero la muestra se extiende más allá de la sala, en las redes sociales, donde con el hashtag #AqueNoRenuncias se interpela a las nuevas generaciones.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Santiago Régolo, además de ser investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón, es integrante de la Comisión Directiva del Museo y se dedica al área de contenidos del mismo.  

“La idea de la muestra –explica- es que, a través de las redes, la gente reactualice lo que fue esa renuncia en términos de una lucha colectiva. Qué piense también a qué no renunciaría, lo que puede ir desde lo que sucede en relación a los derechos de las mujeres y el feminismo hasta la cuestión climática y los temas relacionados con los ámbitos de trabajo. Es decir, lo que se le ocurra a cada uno y a cada una que merece la pena seguir en la lucha y no renunciar a pesar de las circunstancias que muchas veces desalientan la posibilidad de continuar.”

El investigador también se refiere a la importancia histórica de la fecha que se recuerda como Día del Renunciamiento. “Dentro de nuestra institución la renuncia del 31 de agosto, hecho que cierra la propuesta del Cabildo Abierto del Justicialismo del 22,  tiene un lugar muy pero muy importante. Ambos se transforman, desde nuestra óptica,  en uno de los hechos más trascendentes de la historia argentina”, dice.

Y agrega: “Es un parte aguas dentro del peronismo y de la propia trascendencia política de Eva. Si bien marca su importancia dentro del movimiento peronista y dentro del escenario político nacional, también marca un límite a la posibilidad de ser candidata y de formalizar ese poder en un cargo. La película que se proyecta en el Museo es una forma de contextualizar ese hecho y muestra los momentos de tensión respecto de lo que fue el 22 de agosto y los siguientes diez días. Eva fue consolidando su liderazgo de una manera informal, sin ocupar ningún cargo, fundamentalmente a partir de tener una incidencia directa en dos de las tres ramas del Movimiento Peronista: la rama sindical y la rama femenina. Era la presidenta del Partido Peronista Femenino y era la encargada de la organización política de las mujeres a partir ese órgano partidario que tenía cierta autonomía del Partido Peronista y que tomaba sus propias decisiones a la hora de conjugar acciones políticas, presentar candidatos, etc. Por otro lado, y esto es algo cuyo eje generalmente se pierde cuando se habla de Eva, es que una de las primeras funciones que tiene cuando Perón asume la presidencia es continuar con el diálogo y con el vínculo con el Movimiento Obrero Organizado, con la CGT, con los diferentes gremios y sindicatos. Esto va a ser una llave no solo para encolumnar al sindicalismo dentro del marco del peronismo, sino también para la resolución de convenios colectivos de trabajo, escalafones, mejoras salariales y mejoras dentro de los propios sindicatos como la construcción de sedes, policlínicos, etcétera. A su vez, van a ser los sindicatos, en gran medida, los que van a financiar y van a colaborar con la obra social llevada adelante por Eva a través de la Fundación Eva Perón.”

En el Cabildo Abierto del 22 de agosto es un acto organizado por la CGT, en principio, destinado a pedir la reelección de Perón,  pero en ese mismo acto se pedirá públicamente que la fórmula también sea integrada por Eva Perón como vicepresidenta.”  

“Con esto vemos –continúa Rémolo- que la fórmula Perón-Eva Perón no está oficializada por el Consejo Superior del Partido Peronista, sino que es un impulso que sale del Movimiento Obrero Organizado- al que después se pliega el Partido Peronista Femenino y más tarde también otros sectores del peronismo.”

 “Durante el cabildo del 22 de agosto –agrega., es el propio Espejo, secretario general de la CGT, quien dice que el acto no va a continuar si no se hace presente en el palco Eva Perón. Este es un momento de tensión. Van a buscar a Eva, ella comienza a hablar y pide que la gente se desconcentre, que ella tiene que pensarlo. Me atrevería a decir que los plebiscitos populares en la Argentina nunca se dieron de esta manera. Ante la presión, Eva termina diciendo que ella va a hacer lo que diga el pueblo.”

Sin embargo, el 31 de agosto se producirá el histórico renunciamiento de Eva a través de un comunicado radial. “No renuncio al trabajo, ni a la lucha; renuncio a los honores”, será una de las frases que quedará en la Historia.

¿Cuáles son las causas que la llevaron a tomar esa determinación? Suele decirse que ella ya tenía el diagnóstico de la enfermedad que la llevaría a la muerte y que esa habría sido la causa de su renunciamiento. Sin embargo, Rémolo ve en él causas más políticas que médicas. “Eva no podía aceptar por una multiplicidad de razones –dice-. Una de las razones que se esgrime, su enfermedad,  a nosotros nos parece que no define claramente lo que sucedió en ese momento. Hay un diálogo que inventa –y lo dice explícitamente él- Tomás Eloy en Santa Evita, y luego replica en su guión de la película dirigida por Juan Carlos Desanzo José Pablo Feinmann. Es un diálogo en que Perón le dice a Evita que no puede integrar la fórmula como vecipresidenta porque tiene cáncer. En primer lugar, es un, como dije, es un diálogo ficticio. En segundo lugar, quien después acompaña a Perón en la vicepresidencia es Hortensio Quijano, que también tiene cáncer  y muere incluso antes que Eva. Claramente, no se estaba discutiendo la condición de salud de la primera dama. Se estaba discutiendo, ni más ni menos, que la oficialización de un cargo para esa mujer, Eva, con todas las resistencias que despertaba y las complicaciones que podía traer tanto dentro del peronismo como fuera de él, oficializar su candidatura.”

“Fuera del peronismo –agrega- claramente la oposición no estaba da acuerdo; menos aun las Fuerzas Armadas; también había algún que otro resquemor con la Iglesia. Pero, fundamentalmente, estamos hablando de Eva siendo la segunda en la línea de sucesión, si algo pasaba con Perón. Y si algo pasaba con Perón y Eva asumía la presidencia, también pasaba a ser Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, cosa que fue fuertemente resistida.  Por otro lado, el escenario  no estaba preparado para que esa mujer ocupara ese cargo. De hecho ella dice que no tiene ambiciones dado que todas esas cosas que estaban vinculadas a la política todavía no eran propias de una mujer. Ese tipo de lectura ya tiene una óptica más actual trazada con otro tipo de teorías o perspectivas como pueden ser el feminismo y las perspectivas de género. Por otro lado, dentro del peronismo, la consolidación de toda esta rama vinculada a Eva en detrimento de otros sectores tampoco tenía aceptación unánime. Las internas dentro de cualquier espacio político y, en especial, en el peronismo, son complicadas y bastante feroces. Si Eva pasaba a ser candidata a la vicepresidencia, obturaba la posibilidad de cualquier interna partidaria para ocupar esa posición y consolidaba fundamentalmente a la rama sindical, la femenina y a algunos funcionarios que estaban ligados a Eva.  Ahí es cuando se decide, que quizá lo más conveniente era que Eva no fuera la candidata y lo más conveniente era su renuncia a la candidatura. Por eso, lo que cierra el concepto de la muestra, de este “Amar es luchar” porque ella renuncia a los honores, no renuncia a la lucha, es entender que, más allá de cualquier cargo, esa renuncia daba la posibilidad de la continuidad de un proyecto político colectivo. Por encima de cualquier aspiración personal y de cualquier cargo, primero estaba la continuidad del proyecto político del peronismo. Y ella, que era la mayor candidata, a la que nadie podía discutir, es la primera que renuncia para poder asegurar esa continuidad.”

“Si uno observa los hechos de esos días –continúa Rémolo- y toma en cuenta que el primer golpe de Estado contra Perón que encabeza Benjamín Menéndez contra es algunos días después, en septiembre del 51, y no prospera, no se pliegan otros sectores del ámbito castrense porque la renuncia ya había sido conseguida y los enfrentamientos cada vez más directos con la oposición  o lo que ocurre apenas muere Eva que es que a Espejo, se lo separa de su cargo, es posible inferir que las razones por las cuales ella renuncia obedecen fundamentalmente a estas cuestiones políticas.”

Exhibir la película que muestra los acontecimientos del Cabildo Abierto del Justicialismo y del renunciamiento de Eva “era una forma de mostrar todo esto de una manera sintética y de anudar ese concepto para darle una proyección hacia el futuro y ver cómo se reconfiguran hoy esas luchas y esas decisiones, cómo esas luchas pueden ser reapropiadas no exclusivamente a través de cargos como caminos para acceder a una posición particular, sino fundamentalmente para entender la política como herramienta de transformación y de que lo que  prima por encima de todo es el proyecto colectivo.”

“Amar es luchar” se puede visitarr hasta el 3 de octubre, de jueves a domingo de 11 a 19 horas, en la sala de exposiciones temporarias del Museo Evita, situado en  Lafinur 2988, en Palermo, Ciudad de Buenos Aires.