Bana Aladed es una nena siria que vive en la ciudad sitiada de Alepo. Su paisaje cotidiano es la devastación. Su madre, que maneja su cuenta de Twitter en la que tiene más de 90.000 seguidores, escribió que la niña “lee para olvidar la guerra”.

Ambas vieron las películas del niño mago y Bana estaba ansiosa por leer los libros de la saga. Decidieron, entonces, contárselo a Rowling y preguntarle de qué modo podían conseguirlos. La autora  respondió de inmediato a través de Twitter. El mensaje decía: “Espero que leas los libros porque estoy segura de que te van a encantar”.

Al poco tiempo Bana recibió un e-book con todos los volúmenes de Harry Potter que le enviaba la escritora sensibilizada por la situación que estaba viviendo. La anécdota demuestra que Harry Potter realmente tiene poderes mágicos para llegar al lugar en que se lo necesita. La saga que lo tiene como protagonista es famosa en todo el mundo y según el Libro de los récords Guiness es la historia más leída por chicos y adolescentes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE