Entre el 10 y el 16 agosto, en las sedes del Cine Gaumont, la ENERC, la FUC y la Casa del Bicentenario se llevará cabo una nueva edición del Festival de Autores de Fotografía Cinematográfica de Argentina ADFLa nueva programación multiplica la cantidad de talleres, charlas y clases dictadas por expertos de manera gratuita y para todo público. La dirección general del Festival se encuentra a cargo de Alejandro Giuliani quien dialogó con Tiempo Argentino sobre los alcances de esta nueva edición y sobre las características específicas del Festival y las novedades de este año. 

-¿Qué es exactamente el Festival ADF cuya tercera edición se inaugura mañana, jueves?
-Es un festival casi único en el mundo. Casi podría decir que es prácticamente el único festival de cortos para directores de fotografía en América. Hay uno, pero se hace en Polonia. Quienes presentan los cortos son los directores de fotografía y lo que se evalúa es la dirección de fotografía.

Hay algunos oficios que no son demasiado conocidos para la mayoría. ¿Cuál es la función específica y la importancia de un director de fotografía?
-El Festival está anclado precisamente en esa pregunta. Por eso es un festival “de” directores de fotografía, no “para” directores de fotografía. Su esencia es la difusión y la valorización de ese trabajo. Queremos que la gente vea en qué consiste. Por lo tanto, está muy dirigido a quienes se van a formar como directores de fotografía y también a quien va a consumir lo que hace ese director. Por eso, las charlas están abiertas a todo el mundo y no son técnicas, sino de difusión de conceptos. Queremos que el trabajo que hacemos se conozca y no quede encapsulado como algo medio místico que nadie sabe bien qué es. Por eso vamos a tener una charla sobre realidad virtual, sobre cómo filmar stop motion, sobre cómo filmar explosiones, sobre qué pasa con las distintas cámaras, las nuevas luces. Estas charlas están dirigidas básicamente a quien quiere desarrollarse y tener un panorama de lo que es el trabajo de director de fotografía pero están abiertas a todo el público que le interese el tema. El que vaya sin conocer el oficio no se va a perder nada, sino que, por el contrario, va a conocer. No hay talleres que formen para salir a trabajar, sino que son de difusión.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-Tengo entendido que este año va a haber también largometrajes.
– La idea del Festival es ampliar, no ser sólo un festival de cortos, sino también de largometrajes, por lo tanto este año comenzamos a implementar una muestra de largometrajes como para ir haciendo un mix. Vamos a presentar cinco películas. Una es Gabor que es una película que habla de un director de fotografía que se quedó ciego y que filma a pesar de su ceguera. Otra es Viejo Calavera, que es de Bolivia. Luego, las películas restauradas El lado oscuro del corazón con una charla del director de fotografía que es Hugo Colace en homenaje al fallecido Eliseo Subiela y La historia oficial. Vamos a dar una charla con los restauradores, el director Luis Puenzo, Abate que es el sonidista y el director de fotografía que es Félix Monti. Además, se va a pasar El último Elvis que es una película que ganó el premio a la mejor fotografía en el Bafici el año pasado y que para mí es una película con mejor desarrollo visual de los últimos tiempos. 

-¿Qué otras características tiene esta edición respecto de las anteriores?
-El año pasado fue una sola competencia general latinoamericana y nacional. Este año la dividimos en nacional e internacional. Esto tiene que ver con la experiencia del año pasado y con el flujo de material recibido. Lo internacional es básicamente latinoamericano porque nos interesa difundir, el trabajo del director de fotografía en la Argentina y en el resto de América Latina. El año pasado teníamos diez charlas y workshops y este año tenemos quince. Por ejemplo, vamos a hacer un taller sobre lo que es la docencia en la dirección de fotografía, sobre cuáles son las necesidades que hay en el mercado para el nuevo director de fotografía. Además, este año queremos involucrar al espectador. Habrá una charla que se llama, precisamente, El espectador que tiene que ver con el cine como ceremonia, con lo que pasa cuando uno va al cine. Qué sucede cuando en la pantalla se ve mal o cuando dejan la puerta abierta, cuál es el comportamiento del espectador ante lo que está viendo porque el cine no sólo tiene que ver con la imagen, sino con la forma en que el espectador recibe esa imagen. El cine no termina en la película, sino en la percepción de quien la mira. Por eso en esta edición nos interesa mucho tener en cuenta al espectador y no sólo la producción audiovisual.

-¿El campo del director de fotografía sólo tiene que ver con el cine?
-No, no sólo tiene que ver con las películas que se ven en el cine, sino también con películas que se ven en otros lugares, por ejemplo la publicidad, la televisión, series web…Esto también lo abordamos en el Festival. Queremos revalorizar la tarea del director de fotografía que va más allá del cine. 

-¿Vos a qué te dedicás como director de fotografía?
-A la publicidad, estoy trabajando en largometrajes y también hice televisión. Como casi todos los directores de fotografía, hago todo. Hay que “cambiar el chip” para cada tipo de producto. 

-¿Cómo definirías en pocas palabras la función de director de fotografía?
-Básicamente es el que traduce en imágenes las ideas del director. Tenía un maestro que me decía: “nunca hagas lo que el director te pide, siempre hacé lo que el director quiere, que no es lo mismo”. El trabajo más grande que tiene que hacer el director de fotografía es la interpretación, entender el proyecto desde la génesis al resultado final. Por eso estamos trabajando fuertemente en lo que es la autoría de la dirección de fotografía porque nuestro trabajo no es algo meramente técnico, sino que somos parte de la forma en que se desarrolla el proyecto. Es importante que si nos contratan para que algo sea blanco, se termine viendo blanco en la pantalla. El trabajo comienza antes de que se comience a desarrollar el guión y no termina en el rodaje, porque tiene que ver con cómo el espectador ve lo que se hizo.

-¿El reconocimiento del trabajo tiene que ver con alguna reivindicación gremial?
-En principio no, no es ese el objetivo. La lucha por la autoría no tiene que ver con cobrar los derechos de autor, sino con posicionarse en el trabajo que uno hace, que no nos consideren como técnicos sino como autores. Esto lo venimos conversando no sólo en Argentina, sino con las distintas asociaciones latinoamericanas. 

Para consultar el programa general
www.adfcine.org

Sedes del Festival
Cine Gaumont, Av. Rivadavia 1635
Universidad del Cine FUC, Dr. José Modesto Giuffra 330
ENERC, Moreno 1199
Casa Nacional del Bicentenario, Riobamba 985

Link a web y redes:
https://www.adfcine.org
https://www.facebook.com/festivalluzdecortometrajes/
https://www.facebook.com/adf.argentina/
https://twitter.com/AdFcine
https://www.instagram.com/adfargentina/