Hoy, a las 19, en el Espacio Cultural de  Biblioteca del Congreso de la Nación, se inaugura la muestra Placa Madre de los artistas plásticos Jorgela Argañaras y Damián Lucas Masotta con la curaduría de Miguel Ronsino quien también es artista plástico. El acto de apertura estará encabezado por la diputada María Teresa García. 

Es una muestra en la que lo figurativo se vuelve casi abstracto y en la que el color tiene un papel preponderante. No agrupa  bajo un mismo nombre expresiones de dos artistas que nada tienen que ver entre sí. Por el contrario, sus respectivos trabajos, si bien pueden leerse de forma independiente, tienen una vitalidad común, un manejo del color y un modo expresivo que los pone en diálogo. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La exposición Placa Madre, que reúne obras de Jorgela Argañaras y Damián Lucas Masotta –le dice Ronsino a Tiempo Argentino– es, fundamentalmente, una celebración de la pintura. Estos dos artistas exhiben en sus telas un despliegue de gestualidad y color absolutamente maravilloso y nos convocan desde ahí, desde la fuerza de sus pinturas a que podamos asistir como espectadores fundamentalmente a una reunión, a una suerte de encuentro y de diálogo poético entre ellos dos en torno de cuestiones muy singulares y de sus vidas que se ponen en cruce. Algunas coincidencias en sus historias de vida hacen que se inaugure o se abra esta posibilidad de encuentro y desde esa singularidad, desde esa cosa concentrada e íntima podamos asistir a una mirada que nos propone un campo muchísimo más abierto, más generoso y vasto montados en esta propuesta de gestualidad, color y de, diría yo, “pintura-pintura”.

La muestra tiene, precisamente, la particularidad de ser una pintura a dos voces en la que las expresiones de ambos artistas se complementan.
Dice Masotta: “Placa Madre es una pintura de dos corazones heridos por el amor, por la muerte y por el color. Se nos impusieron los tres de repente y sin pedirlos de tal manera que la pintura y la vida se juntaron a la fuerza y violentamente sin plan de que fuese así, como sucede, precisamente, con la muerte, el amor y el color.”

Y agrega: “Se nos cayeron todos los prejuicios y los preconceptos que aparecen al pintar, nos sucedieron sin parar situaciones extremas de amor y muerte tirando abajo los preconceptos  y apareciendo en la pintura más allá de nuestra razón. Y entonces, sin esperarlo, esa pintura se nos hizo salvadora y reveladora desde sus profundidades.”

 Argañaras comparte su vocación por la plástica con u trabajo como agente de prensa. Masotta, por su parte, además de dedicarse a la plástica, ejerce tareas relacionadas con la docencia. 

El Espacio Cultural de la Biblioteca de la Nación está ubicado en Alsina 1835, CABA. La muestra puede visitarse, con entrada libre y gratuita, de lunes a viernes de 9 a 18.