Definido por Cristina Fernández como una “convocatoria al futuro” donde se reunían la ciencia,  la tecnología y la cultura, Tecnópolis, fue desmantelado parcialmente por el gobierno presidido por Mauricio Macri que lo calificó como “un centro de propaganda de entes gubernamentales.”

Cuando el predio fue recuperado  por el actual gobierno, dijo el ministro de Cultura Tristán Bauer: «El día que volví a Tecnópolis busqué a Zamba y encontramos decapitado a (Manuel) Belgrano, con las piernas cortadas y destrozado a (José de) San Martín: una imagen que te devolvía el odio. Mi primera decisión fue indicar que reconstruyan esas imágenes».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En 1988, el prediohabía sido uno de los  escenarios del tercer levantamiento carapintada. Luego de la adecuación a un nuevo fin, se convirtió en un paseo obligado que recibió la visita de casi 32 millones de personas.

Desarrolló proyectos pedagógicos para los diferentes proyectos educativos y recibió a alumnos de todo el país. En el predio de Villa Martelli, de 52 hectáreas, se organizaron concursos,  ferias y festivales. La Feria de Innovación Educativa, reunió trabajos distinguidos en instancias feriales previas desarrolladas en todas las escuelas provinciales y en ferias de ciencias de otros países de Latinoamérica. En Liber.ar, alumnos de todo el país presentaron proyectos de programación  y robótica con software libre. En su microestadio se realizaron las CharlasTEDxRío de la Plata.

Tuvo lugar, además, el Club Media Fest,  evento latinoamericano en el que se presentan youtubers, influencers y bloggers.

En el campo cultural, hospedó el Encuentro Federal de la Palabra y el Mercado de Industrias Culturales (MICA).

En Tecnòpolis se manifestaron desde el arte cinético de Gyula Kosice, la impronta crítica y reflexiva de León Ferrari, la estética pop de Marcos López, el arte conceptual de Leandro Erlich hasta el arte urbano de los grafiteros que pintaban en vivo en lo que se conocía como el Espacio Joven.

También contó con reproducciones de obras de León Ferrari, Graciela Sacco y Nushi Muntaabski, muestras que fueron desde una pionera exposición de textiles que combinó tecnología, diseño, moda y arte, hasta otra sobre el universo de Héctor Germán Oesterheld con manuscritos, fotografías y papeles de trabajo del gran historietista argentino creador de El Eternauta.

El Encuentro Federal de la Palabra reunió unas 300.000 personas y contó con la presencia de Ricardo Piglia y una teleconferencia de Julián Assange. Ademàs, desfilaron autores y referentes locales como Alejandro Dolina,Claudia Piñeiro, Juan Sasturain, Leonardo Oyola, Diana Bellessi, Leopoldo Brizuela, Alan Pauls, María Teresa Andruetto y Eduardo Sacheri.

El evento fue curado por especialistas en cada área: Jorge Dubatti y Mauricio Kartún en teatro; Cristian Alarcón y Mariana Enriquez en periodismo; Mariano del Mazo en el área de la canción; Fierita Catalano en cultura digital y Ariel Schettini y María Julia Magistratti en literatura. Se realizó, además, el Primer festival internacional de historieta, Comicópolis; una combinación de Tecnópolis y cómics que en su primera edición tuvo el padrinazgo de Quino, el creador de Mafalda, quien fue homenajeado junto a Rep y otros colegas,

También se realizó en Tecnópolis la Feria del Libro infantil y juvenil, por primera vez e2014 y el Simposio Internacional de Filosofía y Política Debates y Combates en el que estuvieron presentes personalidades como Ernesto Laclau y el político francés Jean-Luc Melenchon.

En la gestión de Alberto Fernández, con la llegada de la pandemia se lo equipó para que cumpliera la función de un centro hospitalario y funcionó de esa forma durante 146 días. Hoy funciona como vacunatorio. “Con la pandemia –le dijo el ministro de Cultura de la Nación a Télam- tuvimos que cerrar y hacer lo que jamás imaginé: transformar Tecnópolis en un centro sanitario. Lo recuerdo perfecto porque iba a despedir a los pacientes cuando salían recuperados. En ese tiempo, muy al principio, con todos los miedos en torno al contagio rondando, armamos una biblioteca y pusimos a funcionar un cine al aire libre para los internados.”

La celebración de los diez prolíficos años de Tecnópolis, debido a las circunstancias sanitarias que vive el país, consistirá en un acto sencillo que se llevará a cabo en el predio de Villa Martelli este viernes a las 14. Incluirá la presentación de un libro y un mediometraje sobre la década de Tecnópolis, así como también una videollamada con Adrián Paenza.

Dado que Tecnópolis tiene que ver con lo presencial, según manifestó Bauer, el gran desafío será lograr una buena comunicación digital hasta que las condiciones sanitarias permitan retomar las actividades plenamente.