También en cuanto a la literatura se recuerda por estas horas a Eva Duarte de Perón, cuando se cumplen los 70 años de su fallecimiento. Justamente es la editorial Punto de Encuentro, que publica uno de sus textos fundamentales, Mi mensaje, el libro que dictó a sus colaboradores durante los días previos a su fallecimiento. La nueva edición se integra a la colección Cabecita Negra.

La propia editorial se encargó de recordar que el texto original de Mi mensaje, debió atravesar numerosas y complejas vicisitudes hasta poder ser contemplado por los lectores. Su primera edición fue en 1987, la segunda y última en 1994. Luego de eso, ocurrió un paréntesis que se debió a que la autenticidad del trabajo se debatió en la justicia hasta que, en 2008, se confirmó un fallo de 2006, que resolvía que el libro pertenece a María Eva Duarte de Perón.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En este emblemático trabajo, con una voz urgente, Evita, relataba: “En estos últimos tiempos durante las horas de mi enfermedad, he pensado muchas veces en este mensaje de mi corazón. Quizá porque en La razón de mi vida no alcancé a decir todo (…). He dejado demasiadas entrelíneas que debo llenar; y esta vez no porque yo lo necesite.”

La actual reedición de Punto de Encuentro contempla asimismo un prólogo de César Calcagno y Alberto Schprejer en el que cuentan el derrotero de la obra, así como otro relato coral sustentado por Irmina Kleiner, Ana Laura Ruggiero, Cristina Angelini y Martina Evangelista. Son las voces y pensamientos de  mujeres militantes que reflexionan acerca de cómo el mensaje de Eva ha encontrado lugar y sentido en las propias biografías personales y políticas.

Luego de la publicación de La razón de mi vida, la editorial continúa recuperando la palabra de Eva Perón, mediante la colección Cabecita Negra, con propuesta de “poner al alcance del público lector textos fundamentales de nuestro recorrido político, social, cultural y económico cuyo propósito haya sido —y sea todavía hoy— contribuir para mejorar la vida de las mujeres y los hombres que integran esa secreta intimidad llamada pueblo”.