Una fecha que se jugó en horarios incómodos entresemana, motivada en poder acomodar el calendario de un torneo de 26 equipos en un semestre, no atrajo demasiado la atención. Pero generó muchos movimientos. Este miércoles se conoció que Javier Sanguinetti, de Banfield, y Paolo Montero, de San Lorenzo, se suman a la larga lista de entrenadores que fueron forzados a dejar su cargo en este torneo que lleva apenas 17 fechas. 

El martes había sido el último partido de Claudio Úbeda, que estaba a cargo de un interinato en Racing que tenía como fecha límite diciembre, pero los malos resultados aceleraron los procesos. Este jueves ya asumió su reemplazante: Fernando Gago, uno de los que integra esa misma lista de salidas forzosas: el exmediocampista se había ido de Aldosivi hace sólo cuatro fechas, tras caer contra Gimnasia La Plata de local, su sexta derrota consecutiva. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Banfield y San Lorenzo, en tanto, todavía buscan su entrenador. El principal apuntado por Marcelo Tinelli para el Ciclón fue Hernán Crespo, que agradeció el ofrecimiento. Los cañones ahora apuntan a Gabriel Heinze, pero su llegada no parece probable: el entrerriano fue muy crítico con los métodos dirigenciales del fútbol argentino. 

Los 13 entrenadores despedidos por sus clubes durante el actual torneo de la LPF son los siguientes: Juan Antonio Pizzi (Racing), Miguel Ángel Russo (Boca), Sergio Rondina (Arsenal), Mariano Messera (Gimnasia La Plata), Gustavo Coleoni (Central Córdoba de Santiago del Estero), Sebastián Méndez (Godoy Cruz), Leonardo Madelón (Platense), Juan Manuel Azconzábal (Unión), Fernando Gago (Aldosivi), Omar De Felippe (Atlético Tucumán), Fernando Gamboa (Newell’s), Paolo Montero (San Lorenzo), Javier Sanguinetti (Banfield). Rondina, como Gago, ya se reinsertó: es el DT de Central Córdoba de Santiago del Estero.