Justo cuando parecía que Gustavo Bou dejaba atrás un mal semestre, cargado de lesiones, malos humores  pases frustrados, el goleador entrerriano volvió a pisar en falso. Es que hoy se supo que el delantero terminó la práctica del lunes con molestias en la zona del primer metatarsiano del pie izquierdo y luego de los estudios correspondientes, que arrojaron una sesamoiditis (edema óseo en el sesamodeo medial) el cuerpo médico decidió darle reposo entre dos y cuatro semanas para que no se produzca una lesión mayor. Es decir que el 7 bravo que tiene la Academia se perderá el partido del domingo 14 de agosto ante Lanús, en el Cilindro, por la Copa Bicentenario.

La ausencia de Bou no pasó inadvertida, porque coincidió con la de Lisandro López, que se entrenó de manera diferenciada por una molestia que arrastra en una cicatriz de un viejo desgarro. Como los juveniles Lautaro Martínez y Brian Mansilla están con la Selección en un torneo Sub 20 que se juega en España –marcaron un gol cada uno en la victoria por 2 a 1 ante Venezuela, que clasificó a Argentina a la final del torneo de L`Alacaudia-, ayer Racing no tuvo delanteros en el entrenamiento.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Atentos a eso, los dirigentes cerraron el préstamo del colombiano Wilmar Guisao, un extremo derecho de 25 años que viene de jugar en San Pablo pero su pase le pertenece al Toluca mexicano. Además, en las próximas horas buscarán llegar a un acuerdo por el uruguayo Diego Polenta, central de Nacional, aunque su precio parece elevado para lo que puede pagar la Academia. Así, a no ser que entre el cuerpo técnico y los dirigentes lleguen a un acuerdo para traer un acuerdo, Racing cerraría su mercado de pases.