Con una ceremonia tan espectacular como la de apertura, Río de Janeiro dio por terminados los Juegos Olímpicos 2016. Color, música y el tradicional estilo carioca le dieron marco a una fiesta única.

La delegación Argentina ingresó al estadio con Paula Pareto, medallista dorada en judo, como abanderada, tal como había sido anunciado por el Comité Olímpico de nuestro país. Vestida con buzo celeste y blanco y pantalones negros, agitando acompasadamente la enseña nacional al son de la música que sonaba en el Maracaná, muy cerca de la Peque desfiló otro de los grandes ganadores de estos Juegos inolvidable para Argentina: el gran Santiago Lange.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ya en la parte final de la ceremonia, Tokio presentó lo que será dentro de cuatro años la nueva cita con los deportistas y las disciplinas más importantes del mundo.