Cristian Tirone, el futbolista que este domingo agredió a la árbitra Dalma Cortadi en un partido por el torneo de Reserva de la Primera División de la liga de Tres Arroyos, continuaba detenido ese lunes por la mañana en la comisaría de Adolfo González Chaves a la espera de declarar por la tarde ante la fiscalía que interviene en el caso.

La jueza de fútbol, que realizó una denuncia penal contra su agresor, ya permanece en observación en su casa de Tres Arroyos luego de haber sido derivada ayer al hospital de González Chávez, donde se había jugado el partido, tras haber sufrido «pérdida del conocimiento y sensación de vómitos» en el campo de juego, como explicó la propia Cortadi.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según confirmaron a Tiempo esta mañana desde la comisaría, Tirone declarará por la tarde ante la Justicia. El diario La Voz del Pueblo, de Tres Arroyos, informó que «se instruyen actuaciones penales por el delito de lesiones con la intervención del fiscal chavense (Juan Carlos) Uxtarroz, iniciándose también actuaciones por infracción Ley del Deporte, con comunicación inmediata al Aprevide».

Según información del periodista Juan Carlos Cabrera, de radio Activa de Gonzalez Chavez, «el fiscal podría sumarle a Tirone las figuras de violencia de género y de resistencia a la autoridad, aunque esperará a la declaración de esta tarde». Trascendió que, ante la falta de antecedentes del agresor, Tirone (de 34 años) recuperará la libertad entre esta noche y mañana por la mañana.

La agresión ocurrió ayer por la tarde en la liga de Tres Arroyos, que cuenta con diversos equipos de ese partido bonaerense, de González Chaves y de Coronel Pringles. Cortadi, de 30 años, y árbitra hace cuatro, fue golpeada por la nunca, desde atrás, mientras dirigía el partido de las Reservas (o Tercera División) entre Independencia de González Chaves contra Deportivo Garmense, de De la Garma, un pueblo de 1.600 habitantes distante a 90 kilómetros de Tres Arroyos.

Tirone de inmediato fue detenido por personal policial y trasladado a la comisaría del pueblo. El partido de Reserva se suspendió y también quedó postergado el encuentro de Primera, que debía jugarse a continuación, en el que Cortadi sería árbitra asistente.

«Es la primera vez que me agreden», explicó Cortadi esta mañana en Urbana Play. «(Tirone) me agrede porque lo había expulsado antes. Primero me insultó, le saqué tarjeta amarilla, se me acercó, y le saqué la roja sin pensar que podía violentarse. Me puse detrás de mis compañeros y sentí el golpe atrás. Al caerme, no recuerdo nada, me levanto pero no recuerdo más, perdí el conocimiento», agregó.

Según reconstruyó la árbitra, «(Tirone) me dio un golpe de puño en el cráneo y en el envión quedé mareada. Ya en el vestuario, estaba descompuesta, con sensación de vómitos. Estuve en observación en el hospital de González Chaves y luego fui a radicar la denuncia penal».

El titular de la Aprevide, Eduardo Aparicio, se comunicó con la agredida, se puso a su disposición y anunció que a Tirone «le caerá todo el peso de la ley». También el club Deportivo Garmense emitió un comunicado en el que repudió el episodio. «Ante los hechos en que un jugador de Garmense agredió físicamente a la mujer que oficiaba de árbitro, el club expresa su enérgico repudio ante este accionar que está reñido con el espíritu que se pretende inculcar con la práctica de este deporte», indicó.

El entrenador de la Primera División de Garmense, Carlos Méndez, indicó a La Voz del Pueblo que lo sucedido “es tristísimo, lamentable, te da bronca. (Tirone) no tiene palabras de defensa”.

Sobre la posterior suspensión del partido de Primera, en el que Cortadi debía ser árbitro asistente, Méndez reconoció: “Es lógica porque no hay cuarto árbitro y la chica tiene que ir a declarar. Además está golpeada y era asistente”. Y finalizó: “Hay que pedir disculpas a toda la gente por lo sucedido”.