Diego Maradona jugó dos partidos contra Inglaterra. El más célebre, acaso el gran partido de la historia del fútbol, fue el de los cuartos de final de México 1986, la tarde del estadio Azteca en la que convirtió los dos goles con la camiseta que la semana pasada fue vendida en 9 millones de dólares. Pero los futboleros también saben que Maradona había enfrentado a los ingleses dos años antes de la guerra de Malvinas, un amistoso en mayo de 1980 en el estadio de Wembley, Londres. En aquellos 90 minutos casi convierte un gol similar al segundo de México 86, el del “barrilete cósmico” -al punto que tras su hazaña declararía que se inspiró en aquella jugada de seis años atrás para que, ya en el Azteca, decidiera eludir al arquero, a diferencia de lo que había hecho en el amistoso-.  Argentina perdió 3-1 pero es lo de menos: ¿A quién no le gustaría tener “la otra” camiseta de Maradona contra Inglaterra?

Aquí no hay millones en juego ni gente que llora en casas de subastas ni polémicas familiares por el verdadero dueño de la camiseta pero también hay mucho valor simbólico y se puede subdividir la historia en dos: así como la del segundo tiempo de México 86 acaba de ser comprada por misterioso fondo emiratí -y había estado en manos del futbolista inglés Steve Hodge desde 1986-, y la de la primera etapa del Azteca la tiene la familia Maradona -su ex mujer y las dos hijas del matrimonio-, Maradona intercambió la que usó en el segundo tiempo de Wembley con la estrella británica de ese momento, Kevin Keegan. Hay varias imágenes de ese momento, e incluso de Diego saliendo de Wembley con la camiseta del capitán inglés.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Foto: Gentileza Javier Maluf

Pero un coleccionista argentino, Javier Maluf, tiene la del primer tiempo del amistoso de 1980, una reliquia menor, pero reliquia al fin. Desde Qatar, donde vive hace 17 años -es piloto de una aerolínea del Golfo Pérsico-, Maluf le cuenta a Tiempo: “Hace 10 años que la tengo, y fue un poco por casualidad: me gustan las camisetas y en mi colección tenía una de Altobelli (Alessandro, delantero italiano, campeón del mundo en 1982, final jugada en el estadio Santiago Bernabéu). Unos coleccionistas del Real Madrid estaban en búsqueda de lo que yo tenía y me ofrecieron cambiarla por la de Maradona”.

Ahora bien, ¿cómo esa camiseta del primer tiempo de un amistoso entre Inglaterra y Argentina había llegado a coleccionistas del Real Madrid? Responde Maluf, autor de un fantástico libro sobre la indumentaria del club del que es hincha, “La camiseta de River”: “El nexo fue un ex jugador de Argentinos, Jorge Orlando López, compañero de Diego en el Bicho. Estaba en Londres y lo visitó en el hotel antes del partido. Ahí Maradona le prometió la camiseta y cumplió: le dio la del primer tiempo”.

Foto: Gentileza Javier Maluf

Según agrega Maluf, “López la tuvo durante varios años: la lavó una sola vez y se la puso el día en que Argentina ganó el Mundial 86 para salir a festejar a la cancha. Después se la dio a los coleccionistas del Real Madrid. Hace poco hablé con López y me confirmó la historia”. Todas las pruebas de detalles que se hacen en estos casos (la costura de las axilas o las letras de Le Coq Sportif sobre el fondo de las rayas celestes y blancas) verifican que Maluf tiene “la otra camiseta” de Maradona contra Inglaterra. Que no valdrá 9 millones de dólares, pero seguramente la querrían tener 9 millones de argentinos. Y que, curiosamente, ya está en Qatar, adonde Argentina intentará volver a ganar su primer Mundial desde 1986.