La Selección argentina de futsal, que defiende el título de campeón obtenido en Colombia, en 2016, dio la sorpresa en las semifinales y se impuso por 2 a 1 a Brasil, ganador de cinco de las nueve Copa del Mundo, histórico dominador de la disciplina.

Con goles de Constantino Vaporaki y Cristian Borruto y con el arquero Nicolás Sarmiento como figura, el equipo nacional revalidará el título logrado hace cinco años en Colombia contra Portugal o Kazakistán (juegan este jueves) el próximo domingo a las 14 en la ciudad de Kaunas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Brasil descontó a través de Ferrao, el goleador del torneo, pero por segundo Mundial consecutivo se quedó sin la posibilidad de alcanzar el hexacampeonato ya que no pudo superar a la férrea defensa “albiceleste”. Este fue el primer triunfo de Argentina en el clásico contra Brasil en el marco de un Mundial luego de seis enfrentamientos y el segundo consecutivo de importancia ya que en febrero del año pasado le ganó la final de las Eliminatorias sudamericanas en su propia casa. Ahora, falta el paso más importante: la final del mundo.

Pablo Taborda señala el tatuaje de Diego Maradona que lleva en su pierna zurda.

El director técnico del seleccionado argentino de futsal, Matías Lucuix, celebró el histórico triunfo y remarcó su confianza en el equipo para ganarle al gran candidato. “Uno quería sufrir menos porque ya estamos con lo último emocionalmente, pero sabíamos que éramos capaces de ganarle a un Brasil lleno de estrellas y escribir una nueva historia”, expresó Lucuix, visiblemente conmovido por el pase a la final. Con apenas 35 años, Lucuix, ayudante de Diego Giustozzi en el Mundial de Colombia 2016, buscará conducir al seleccionado argentino al bicampeonato del mundo en la final contra Portugal o Kazajistán. “Estos muchachos tienen un corazón enorme y nos hacen jugar una final más. Vamos a disfrutar de estas poquitas horas y después con ilusión y humildad vamos jugar por el sueño de volver a ser campeones del mundo”, agregó el DT.

Como ya había ocurrido en los cuartos de final ante Rusia, uno que festejó a la distancia fue Lionel Messi, que celebró el triunfo en su cuenta de Instagram. El rosarino siguió el partido desde su sillón. “A la final!!!”, escribió Messi en una historia, acompañado de aplausos y la bandera argentina en forma de emojis en la imágen en la que se lo ve recostado siguiendo el juego por un televisor que ya generó incontables memes.