Como si se esforzara en dejar en claro que busca dar vuelta la página de la pandemia, el mercado de pases del verano europeo fue explosivo. Se sabe: Lionel Messi pasó del Barcelona al PSG, Cristiano Ronaldo de Juventus al Manchester United, Romelu Lukako del Inter al Chelsea. Pero el cierre del mercado este 31 de agosto también trajo algunos movimientos finales inesperados, como el regreso del francés Antoine Griezman al Atlético de Madrid. 

Griezmann retornará al equipo de Simeone por dos temporadas y con una opción de compra de su pase, dejando al Barcelona, donde nunca se logró acomodar. Las urgencias financieras del club catalán, que no pudo retener al mejor jugador de su historia como es Messi, derivaron ahora en la cesión intempestiva del ariete campeón del mundo en Rusia 2018. El retorno del campeón del mundo al equipo de la capital española movilizó la realización de otras operaciones en conexión como la partida del mediocampista Saúl al Chelsea de Inglaterra.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Y desde el lado del Barca la salida del francés le trae un ahorro de una remuneración alta en un plantel que estaba por encima del tope de salarios permitidos. Buscarán contratar al holandés Luuk de Jong, quien dejará Sevilla, lo que sería el tercer centrodelantero de este mercado, además de Memphis Depay y Sergio Agüero. Además, Valencia concretará la llegada del atacante portugués Helder Costa, del Leeds United del DT Marcelo Bielsa, que a su vez fichó a Daniel James, del Manchester United.

Las luces del mercado apuntaban en este cierre a Kylian Mbappé, buscado por el Real Madrid, con solo un año de contrato por delante en el París Saint Germain. El francés de 22 años finalmente se quedará en París, junto a Messi y Neymar. El Madrid ofertó unos 200 millones de euros, según la prensa española, pero no alcanzó para torcer el brazo qatarí. El equipo español fichó a otro joven francés: Eduardo Camavinga, de 18 años, procedente del Rennes.