Lionel Messi fue verdugo del Alejandro Sabella entrenador en 2009, cuando marcó el gol del triunfo para Barcelona en la final del Mundial de Clubes que los españoles le ganaron a Estudiantes en tiempo suplementario, por 2 a 1, y dos años más tarde se convirtió en el capitán del seleccionado argentino cuando el hoy fallecido entrenador tomó las riendas del representativo nacional.

En la tarde de este martes, después de la derrota por 3 a 0 ante Juventus, Messi le dedicó un sentido mensaje a Sabella, a quien consideró una «gran persona» y «un profesional impresionante» que marcó su carrera en el fútbol. «Fue un placer compartir tanto con vos. Alejandro era una gran persona, además de ser un profesional impresionante que me marcó en mi carrera y aprendí mucho de él. Vivimos juntos algunos de mis mejores recuerdos futbolísticos durante la etapa de la clasificación al Mundial y también en el Mundial (de Brasil). Mis condolencias a toda su familia y amigos», fue el mensaje que publicó el rosarino.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Leo Messi (@leomessi)

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


Messi le dedicó unas emotivas palabras al entrenador que lo llevó hasta la final del Mundial de Brasil 2014 y que además lo convirtió en el capitán del seleccionado desde el inicio de su ciclo, durante el que convirtió 25 goles en 32 partidos. Según declaró el año pasado en una entrevista en Fox Sports, esa etapa de Sabella fue la que «más» disfrutó en el seleccionado.

La relación que había comenzado con aquel gol de pecho como rivales, luego viró una sociedad en la Selección argentina. Sabella le otorgó a Messi el brazalete de capitán que ya no volvería a sacarse hasta la actualidad.
Y juntos emprendieron un largo viaje que duró casi tres años, hasta el Mundial de Brasil 2014, donde Messi compartiría con Sabella el dolor de una final perdida, la de, otro torneo ecuménico, aunque este a nivel selecciones.