La frase de Lionel Messi ni bien terminó otra Copa América perdida ante Chile, retumbó en los oídos y en los corazones de millones de fanáticos de su fútbol. “Se terminó la Selección para mí”, había dicho La Pulga con todo el dolor de otra final perdida en su rostro.

Miles de millones de opiniones, a favor y en contra, fueron la vedette de una semana que solamente respiró “el efecto Messi” en los cuatro rincones del país. Diarios, radios, canales de TV, redes sociales, mesas de café, oficinas, ascensores, veredas, toda la Argentina habló de Messi. Y esto continuará.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero en las últimas horas el viento parece haber cambiado de rumbo ya que Tiempo Argentino pudo confirmar que el mejor jugador del mundo volverá a calzarse la celeste y blanca. Ahora no. Sería recién el año que viene.

Una fuente muy cercana al futbolista del Barcelona, quien actualmente se encuentra de vacaciones en las Bahamas junto a su familia, le confirmó a este medio que “Lio va a seguir jugando en la Selección”.

Las lágrimas derramadas por el “diez” criollo ni bien se consumó la derrota frente a la selección trasandina no sólo mostraban la tristeza de su corazón, si no que también un dejo de bronca por “otras cosas”. Y esos segundos motivos tienen mucho que ver con algunas críticas que recibió el delantero argentino de algunos “peso pesados” de la opinión pública nacional.

Esto lo dejó entrever la propia esposa de Messi,
Antonella Roccuzzo quien, ante algunas consultas periodísticas lanzó: “Son pocos los que lo critican, pero pesan”.

Además el diario La Nación publicó que un ex compañero del seleccionado le dijo a ese medio que “En la cabeza de Lio está Rusia 2018”.

Lio no se fue, solamente se tomó un descanso para despejar la cabeza y regresar con todo. ¿Será en marzo cuando Argentina reciba precisamente a Chile en el Monumental? Sólo él, Lionel Messi tiene la verdad en su cabeza. Pero que vuelve, vuelve.