El  seleccionado argentino masculino U-19 de básquetbol venció este miércoles a Turquía por 76 a 74 en Riga, Letonia, y se metió en los cuartos de final del Mundial, con el espectacular aporte de Gonzalo Corbalán, autor de 25 puntos y del triple sobre la chicharra para sacar pasaje a la siguiente instancia, luego de un polémico foul sancionado en favor de los turcos. La conversión del chaqueño pareció un viaje en el tiempo a Atenas 04, a aquella inolvidable palomita de Manu Ginóbili contra Serbia para el triunfo 83-82.

Corbalán tomó la pelota en su propio campo, con el marcador 74-73 abajo, dejó en el camino a tres rivales que buscaron no tocarlo para evitar los tiros libres y, con la marca encima, lanzó un triple que pegó en el tablero e ingresó para celebración de todo el equipo nacional. “La verdad es que no se qué pasó, agarré la pelota y salí corriendo para ver qué pasaba. Gracias a Dios la pelota entró”, confesó la figura del triunfo nacional que se festejó en Argentina pero también en Las Vegas, donde la selección mayor se pone a punto para los Juegos Olímpicos.

Es que la cuenta oficial de la Confederación Argentina de Básquet subió el video en el que se ve a Luis Scola y al entrenador Sergio Hernández siguiendo la definición en una computadora portátil. Cuando entró el triple de Corbalán hubo gritos. “Qué golazo”, repetía Scola. “Vamos, pendejos”, se escuchó alentar a Oveja Hernández. Luego los subcampeones del mundo le grabaron un video de la aliento a los juveniles que pelearán por llegar a semifinales en Letonia.

Argentina se enfrentará el viernes en los cuartos de final contra Serbia, que batalló para eliminar a Japón (89-86), con 28 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias y 33 minutos de Nikola Jovic, su figura.