Como si fuese obra del destino, la Selección se podría quedar otra vez sin jugar en Israel. Este lunes, Argentina tiene pactado un amistoso ante Uruguay, el que cerrará la Fecha FIFA que arranca este viernes, ante Brasil en Arabia Saudita (desde las 16:15 hora argentina). El partido ante Uruguay, que en principio se jugará en el New Bloomfield Stadium de Tel Aviv, está en duda ya que cayeron sobre la ciudad una lluvia de misiles lanzados desde la Franja de Gaza después de que el Ejército israelí asesinara a Baha Abu al Ata, líder del brazo armado de la Jihad Islámica. En ese sentido, en Tel Aviv se cancelaron clases en escuelas, cerraron rutas y prohibieron reuniones públicas. Y lo peor: se anuncia que seguirán cayeron misiles en la zona.

Ni la Asociación del Fútbol Argentino ni la Asociación Uruguaya de Fútbol se pronunciaron. Que Argentina enfrente este lunes a Uruguay dependerá, en gran medida, de si Israel juega este sábado ante Polonia por la clasificación a la Eurocopa 2020 en Jerusalén. De no jugarse, tampoco se jugará Argentina-Uruguay. “La decisión de cancelar el partido la debe tomar la federación israelí y la UEFA. A nosotros nos interesa la seguridad del equipo y de los casi dos mil hinchas que suelen ir a ver a nuestra selección”, dijo Zbigniew Boniek, actual presidente de la Asociación Polaca de Fútbol, y uno de los mejores futbolistas de la historia de ese país.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La Selección, mientras, se prepara en Mallorca, España. Antes del Mundial de Rusia 2018, Argentina e Israel iban a jugar en Jerusalén como parte de los festejos por el aniversario 70 de la creación del Estado israelí. Sin embargo, Palestina inició una campaña para evitar el partido, ya que consideraban que era un apoyo para legitimar la ocupación de Jerusalén, anexionada de manera unilateral en 1980, ciudad que los palestinos reivindican como futura capital de su Estado. Luego de idas y vueltas, la AFA decidió cancelar el amistoso. Israel había pedido a la FIFA que la AFA fuera sancionada por “discriminación religiosa” e inclumplimiento de contrato. El “Clásico del Río de La Plata en Tel Aviv” parecía llegar para cerrar esa herida.

“Nosotros seguimos con la planificación prevista. No tenemos ningún cambio. Desde la organización nos garantizaron la seguridad. Veremos qué pasa en los próximos días”, dijo una fuente de AFA a la agencia AP, en referencia al amistoso que unirá a Lionel Messi y Luis Suárez. Messi, se recuerda, volverá a la Selección ante Brasil tras una sanción de tres meses por sus declaraciones en la Copa América. La cancelación del partido ante Israel antes del Mundial de Rusia fue promovida por el plantel argentino. La escalada de violencia entre israelíes y palestinos, cuentan desde Tel Aviv, es palpable. La seguridad de los seleccionados aparece como una razón de peso para cancelar el partido, a menos que las tensiones se aplaquen y lo permitan.