En días en que River y Boca se alistan para el superclásico del próximo domingo, las jugadoras y los jugadores del Club Social y Deportivo Qom estén pendientes a una noticia ajena al interés del resto del país deportivo: esta semana se sorteará el fixture de la Liga de Fútbol Norte, uno de los campeonatos oficiales de la Federación Chaqueña de Fútbol, que comenzará el sábado 19.

En Argentina hay más de 3.000 clubes que compiten en cerca de 250 ligas. Cada uno de los equipos cultivan su propio orgullo, pero el de Qom está más que claro. “Sentíamos que había chicos de nuestra comunidad que quedaban excluidos en los otros clubes de la zona, y que nosotros, si nos organizábamos, podíamos competir al igual que los criollos del pueblo”, explica Roberto García, uno de los dirigentes del equipo que, desde su fundación el 9 de abril de 2017, compite contra clubes de otras localidades del norte chaqueño, como General San Martín, Villa Río Bermejito, Las Garcitas, Ciervo Petiso y El Espinillo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

García habla desde Paraje Cuarta Legua, a seis kilómetros del “pueblo” al que se refiere, Pampa del Indio, una localidad de 12.000 habitantes que tiene dos clubes de fútbol, Río Teuco y Capil. Parecían suficientes, hasta que Social y Deportivo Qom nació como “una necesidad de la comunidad toba de la zona. El 80 por ciento de nuestros jugadores son de Cuarta Legua y el 20% de la zona urbana”, agrega García, que trabaja como docente en Pampa del Indio.

Cerca de El Impenetrable y a 1.200 kilómetros de Buenos Aires, son geografías monótonas y nombres de ciudades y pueblos poco conocidos en el resto del país. “Cuarta Legua es el paraje en el que vive nuestra comunidad qom, somos 1.000 habitantes. Es una zona rural y el club está instalado sobre la ruta provincia 3. Tenemos un puesto sanitario, escuela primaria y secundaria, y ahora también el club”, agrega Abel Acevedo, de 27 años, uno de los jugadores del equipo de mayores. “Además contamos con equipos juveniles sub 9, sub 11 y sub 15”, completa García, mientras de fondo se escucha el sonido del viento norte.

El club que juega con una camiseta con los siete colores de la bandera wiphala, característica en los pueblos andinos de América, siempre tuvo un equipo femenino. Una de sus jugadoras es Rosalía Cáceres: “Estamos ganando mucha experiencia. Muchas de nosotras no habíamos jugado al fútbol de 11. Yo, por ejemplo, empecé a patear en la primaria, en el patio, pero sin competir. Después, cuando se inició el club, volví de grande, y es muy distinto. En los primeros años estábamos muy bajas, nos goleaban, jugábamos más por diversión, pero ahora le sumamos táctica y en el último torneo llegamos a las semifinales. Ahora vamos por más”, dice la futbolista de Qom, de 27 años.

A pesar de no contar con sponsors privados ni de tener cancha propia habilitada por la Federación Chaqueña -por lo que ambos equipos tienen que jugar como local de prestado en el estadio de Río Teuco, en Pampa del Indio-, la breve experiencia del Social y Deportivo Qom es ascendiente. En 2020, el representantivo masculino perdió la final de la Liga de Fútbol Norte y consiguió un pasaje para el Federativo, el torneo que reúne a los campeones y subcampeones de las ocho ligas de Chaco y que premia con una plaza para el Regional Federal Amateur, la cuarta división en el organigrama federal de la AFA.

“Sentimos que nos ganamos un lugar sin ayuda de nadie”, dice Acevedo. «Cuando arrancamos en la liga fue a todo pulmon. Los chicos vendían panes caseros y empanadas para comprarse botines y pagar los pasajes para jugar de visitante. También tenemos que pagar los seguros de los jugadores en cada partido, no es fácil”, agrega el futbolista, que además informa que otros dos equipos de la comunidad qom se anotaron para jugar en la Liga de Fútbol Norte chaqueña: Mapit, de Villa Río Bermejito (4.000 habitantes), y Fortín Lavalle, del pueblo homónimo, de 1.000 personas.

Más allá de los resultados, que igual son buenos, Cáceres insiste en el sentido de pertenencia que representa el Social y Deportivo Qom: “El equipo es muy importante para nuestra comunidad. La mayoría de nosotras y de nosotros somos de acá, de Cuarta Legua, aunque también hay chicas de Pampa del Indio, de madres o padres qom, o sea que también son de sangre”. En su página de Facebook, los posteos del club son bilingües, a veces en qom y otras en castellano. «En la cancha hablamos los dos idiomas, es indistinto», dice Acevedo, que es profesor de pedagogia en el secundario de Pampa del Indio.

A la espera de su quinto aniversario,que será en un menos de un mes, las mujeres y los hombres de Qom debutarán el próximo fin de semana en la temporada 2022. «Queremos llegar lo más lejos posible. Ahora que ya sabemos lo que es jugar una final, vamos por ganarla. Sólo perdimos 1-0 con América de San Martín, una de las ciudades más grandes de la región. También queremos hacernos fuertes en el Federativo, que es más difícil, porque están los mejores de la provincia, pero no nos damos por vencidos», dice Acevedo. «Hay equipos con más experiencia que nosotras, pero sabemos lo que es luchar», coincide Cáceres, lista para volver en nombre del equipo que nació para ganarle a la exclusión.