La Liga Santafesina de Fútbol sorprendió al anunciar este lunes por la noche la suspensión por tiempo indeterminado de las competiciones de sus divisiones inferiores e infantiles ante «los reiterados hechos de inconducta, violencia y falta de respeto».

Según informó la mesa directiva del organismo, que dará una conferencia de prensa esta tarde, la «drástica decisión» fue tomada «con gran consternación» y apunta a un llamado a la reflexión de «jugadores, entrenadores, hinchas, padres y simpatizantes». Los torneos de infantiles e inferiores albergan a jugadores de entre 6 y 18 años.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Cada domingo nos sorprende la intolerancia, la falta de cordialidad y la agresividad, en las canchas de la Liga, cuando debería ser una fiesta para fomentar el crecimiento y la convivencia de los niños y adolescentes», explicó la Liga Santafesina.

Según publicó este martes el periodista Juan Carlos Haberkon en el diario El Litoral, de Santa Fe, el último detonante ocurrió el fin de semana pasado: «En la fecha de los ‘clasiquitos’ que se jugaron el domingo en Inferiores e Infantiles la violencia pasó todos los límites. Esto fue adentro de las canchas. También hubo corridas afuera de las mismas, agresiones e insultos a los árbitros, tumultos en las tribunas».

«El lunes decidimos que llegamos hasta acá, que no podemos esperar a que pase algo mayor. No es la formación que queremos darle a los inferiores», dijo Leónidas ‘Chino’ Bonaveri, el presidente de la Liga Santafesina, en Aire de Santa Fe:

«En un partido le tiraron agua caliente a un árbitro, en otro le tiraron un botellazo y hasta sacaron un arma. Si no entendemos que están participando de un proceso de formación y seguimos como si nada porque los clubes tienen que subsistir, estamos muy complicados», dijo Bonaveri, que le apuntó especialmente a los padres de los jugadores: «Hay competitividad y creen que es de vida o muerte. Los padres le trasladan eso a los hijos».

El fin de semana pasado se enfrentaron los chicos y juveniles de Unión y Colón, aunque podría haber sido uno de los últimos enfrentamientos entre los dos equipos más fuertes de la ciudad. «Mi idea es que no se jueguen más los clásicos en inferiores e infantiles»; dijo Bonaveri.

Según el comunicado de la Liga, «el espíritu del deporte está puesto en jaque por la insatisfacción de quienes, pretendemos, contribuyan a la educación de los jóvenes que se alejan de los vicios de la calle, con la pelota como argumento para desarrollar una vida sana. Queremos que las canchas de nuestra Liga sean un lugar para formarse como deportistas y personas de bien. No queremos lamentar males mayores. Vamos a trabajar fuertemente con nuestros clubes miembros para revertir esta triste situación. Hasta tanto, la pelota no se mueve».