Tras el papelón generado por las autoridades sanitarias de San Pablo que obligó a la suspensión del partido entre Brasil y Argentina, el plantel del seleccionado arribó en la madrugada al aeropuerto internacional de Ezeiza. Los delegación completa llegó a bordo del vuelo chárter AR1977, de Aerolíneas Argentinas, que aterrizó a las 0.19 tras haber despegado desde el Aeropuerto Internacional de Guarulhos, de San Pablo, a las 21,36, e inmediatamente se dirigió a su concentración en el cercano predio de AFA.

Allí, en la burbuja de Ezeiza el grupo a cargo del entrenador Lionel Scaloni aguardará por el encuentro del próximo jueves a las 20.30, en el estadio Monumental, por la décima fecha ante Bolivia, donde habrá unos 21.000 aficionados, en lo que será el regreso del público a las canchas. La venta de entradas, demorada desde el sábado, estaba prevista para este lunes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Después de la polémica vivida en Brasil con los cuatro futbolistas que actúan en la Premier League (Emiliano Martínez, Cuti Romero, Emiliano Buendía y Giovanni Lo Celso), se espera que vuelvan en las próximas horas a Inglaterra. El hermano de Dibu Martínez confío en la Oral Deportiva que hay un acuerdo entre AFA y Aston Villa para que regresen vía Croacia y así evitar el aislamiento en suelo birtánico. Lo mismo ocurriría con Romero, Buendía y Lo Celso. 

En el arco, entonces, se perfila para aparecer Juan Musso, ya que Franco Armani arrastra algunas molestias que no le permitieron entrenar con normalidad en la última semana. Sobre el resto del equipo, recién a partir de la práctica del martes Scaloni empezará a dar algunas pistas para definir los once que enfrentarán a Bolivia el jueves.