Trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) denuncian presiones patronales para aceptar “retiros voluntarios”. A través de un comunicado, la Junta Interna de ATE-INTI aseguró que ante el inminente desembarco de la nueva empresa tercerizada, las autoridades comunicaron que “no hay lugar para todos” y hostigan para que “pidan el retiro voluntario”. Por tanto, los trabajadores entienden que se trata de despidos encubiertos.

“El gerente de RRHH del Instituto, Ernesto Luna, convoca uno por uno a los trabajadores y trabajadoras, y recurre a todo tipo de extorsiones y amenazas para lograr un despido encubierto. Cabe destacar que la mayoría del plantel que intenta despedir son mujeres sostén de hogar, por lo que se configura como un caso de violencia de género ejercido desde los funcionarios del Estado”, sostiene el comunicado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además, los trabajadores destacan que “mientras actualmente se gastan $ 20 millones anuales para mantener el sector de Limpieza, el monto por el que contratarán a la empresa es de $ 83 millones anuales. Cuatro veces más”.

Desde ATE-INTI, también denuncian que “las autoridades hacen punta y pretenden avanzar no solo tercerizando, sino despidiendo personal del Instituto y reemplazándolo por otro con un convenio colectivo de inferiores condiciones laborales y salariales”.

Cabe recordar que el 26 de enero de 2018 fueron despedidos 258 trabajadores del INTI, tras lo cual se privatizaron distintas áreas de trabajo (seguridad de autopartes, elevadores, calidad del hormigón, pilas y baterías, etc.).

Finalmente, la Junta Interna de ATE-INTI exige “la reincorporación de todos los despedidos, y ante la tercerización del sector de Limpieza, las autoridades deben garantizar todos los puestos de trabajo bajo el convenio INTI”.