El gremio de aceiteros logró llevar el salario básico inicial a $ 153 mil, a partir del 1º de enero de 2022, en una revisión de la paritaria firmada en agosto. En aquella oportunidad, habían acordado una suba del 48% que llevaba el citado salario a $ 110 mil.

Así las cosas, en esta revisión alcanzaron un 38% más, que sumado al 48% anterior otorga un aumento del 104% para todo el período paritario.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina firmaron el acuerdo con los representantes patronales de las cámaras CIARA, CIAVEC y CARBIO.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El planteo de nuestra organización se basó en el derecho a un Salario Mínimo, Vital y Móvil, según su definición en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo; esto es, que asegure a los trabajadores alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”, apuntaron desde el gremio que conduce Daniel Yofra.

Durante enero, febrero y marzo de 2022, el salario inicial consistirá en $ 140 mil, más una suma de $ 13 mil no remunerativa que se incorporará al remunerativo a partir de abril de 2022. Asimismo, en agosto de 2022 se efectuará una revisión de este acuerdo.

Además, se acordó el pago de una suma extraordinaria no remunerativa de $ 104.214 para todos los trabajadores aceiteros encuadrados en el Convenio Colectivo de Trabajo 420/05, que será liquidado en los meses de febrero y marzo de 2022.

Se trata de un pago extraordinario “que acordamos todos los años desde 2010” y que desde el gremio “imputamos como participación en las ganancias”, comunicaron.

“Compañeras y compañeros, este nuevo logro le pertenece a las y los trabajadores aceiteros que han demostrado una y otra vez su unidad, solidaridad y conciencia de clase”, apuntaron desde el sindicato. El Salario Mínimo Vital y Móvil, según su definición constitucional y legal, “es una conquista de la lucha colectiva en cada planta y en cada sector de trabajo, tanto en el día a día, como en las grandes huelgas que supimos sostener por 25 días en mayo de 2015 y, nuevamente, durante 21 días en diciembre de 2020”, concluyeron.