El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, pidió “dejar de pensar en las empresas con la lente de la ideología”. Durante su intervención en el coloquio de IDEA, reivindicó su rol en la generación de riqueza para toda la sociedad.

En su presentación en la reunión empresaria, Rosenkrantz señaló que las empresas participan en “el más importante desafío nacional: la generación de la riqueza necesaria para que podamos mejorar la situación de todos, en especial la de quienes hoy están peor. Dado este rol crucial, nuestro país debe dejar de pensar en las empresas con las lentes de la ideología. Sin empresas y sin empresarios ningún país puede desarrollarse”.

Su posición buscó defender el rol empresario de cualquier política económica. Sus palabras llegaron en un momento de inquietud de los emprendedores sobre posibles cambios en materia impositiva y otras regulaciones que el Frente de Todos podría disponer si triunfa en los comicios del domingo que viene.

De todas maneras, Rosenkrantz también incluyó un párrafo vinculado a la responsabilidad social. “Las empresas y los empresarios acceden a una porción significativa de los beneficios de la cooperación social. A mayores beneficios siempre deben adicionarse mayores responsabilidades”, agregó el magistrado. Como aporte del sistema judicial para ese papel, Rosenkrantz dijo que “si hay jueces que aplican el derecho y no su concepción de lo justo, entonces las decisiones judiciales se volverán predecibles y los empresarios sabrán a qué atenerse. La predictibilidad es indispensable porque hace posible la confianza lo que, a su vez, facilita la cooperación”.