La desocupación alcanzó al 11,1% de la población económicamente activa en la Ciudad de Buenos Aires durante el primer trimestre de 2020. Así lo reveló la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño. La cifra es la más elevada para esa época del año desde que el organismo comenzó a elaborar el indicador, en 2014.

El número es el más saliente de los varios datos inquietantes que presenta la Encuesta trimestral de ocupación e ingresos (ETOI). Ese estudio muestra las tasas básicas del mercado laboral porteño, que a juzgar por el contenido del informe sufrió un fuerte deterioro. La preocupación es mayor porque según consta en el trabajo, “el impacto en la recolección de datos de este trimestre del aislamiento social, preventivo y obligatorio no fue estadísticamente significativo. Esta coyuntura se reflejará en el próximo informe de resultados”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pasado en limpio, eso significa que ya antes del inicio de la cuarentena el desempleo estaba en su punto máximo de los últimos seis años. A eso se le suma, según el ente estadístico, “la tendencia al deterioro en la calidad del empleo, marcado por el aumento de las cifras de asalariados sin descuento jubilatorio y de subocupación”.

Según los cálculos oficiales, la tasa de empleo (la proporción de la población porteña que tiene un trabajo o lo está buscando) es de 55,1%. Pero de esa fracción, está desocupada el 11,1% (unas 188 mil personas), lo que muestra un incremento de 0,4 puntos porcentuales con relación a la misma época del año pasado. Además, otro 9,9% de ese universo (otros 167 mil porteños) está subocupado, lo que implica que trabajó menos de 35 horas por semana y que está dispuesto a hacerlo por más tiempo.

El fenómeno impacta más fuerte en la zona sur de la Ciudad (comunas 4, 8, 9 y 10), donde el desempleo trepa al 15,9%, mientras que en la zona centro es de 10% y en la norte se reduce al 9,1%. También es más visible en las mujeres (11,6%) que en los varones (10,7%). El 26,6% de los trabajadores no tiene descuento jubilatorio o tiene que hacer sus propios aportes, lo que es una señal de precarización del empleo.

A nivel nacional, el último número conocido es el 8,9% que relevó el Indec en el cuarto trimestre del año pasado. El informe se actualizará el martes 23 de este mes.