El ministro de Transporte reconoció que la imprevista renuncia de Isela Costantini a la presidencia de Aerolíneas Argentinas en los últimos meses del año pasado obedeció a diferencias con la política aerocomercial que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri y que impulsa la apertura del espacio aéreo argentino a las empresas de bajo costo que en el corto plazo comenzarán a competir con la firma nacional. 

Consultado sobre el tema en radio La Red, el funcionario destacó la relación que existía entre la ex ejecutiva de General Motors y la administración macrista pero remarcó que “Aerolíneas Argentinas define la política comercial y nosotros (por el gobierno) la política aerocomercial”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El titular de Transporte contó que “acordamos la salida porque veníamos con alguna discusiones”. La última, señaló, fue el 19 de diciembre: “con el paro de transporte Aerolíneas tomó una decisión errónea”. Según argumentó, el paro “tenía ciertos  horarios e Isela decidió extender el tiempo que Aerolíneas estaba volando. En el marco de un proceso como este, donde estamos trabajando conjuntamente Ministerio, gobierno, ordenándonos, este era un paro de transporte y nosotros veníamos muy ordenados con colectivos y camiones”, intentó explicar el  ministro, quien agregó: “con Isela tuve una muy buena relación, hizo un gran trabajo, pero la política comercial la define Aerolíneas y la política aerocomercial la definimos nosotros”. 

 Además, agregó, “venía etapa de mejoras de los costos y consideramos que (el ex Techint, Mario) Dell Acqua era la persona indicada para ese proceso”.