A pocos días de los comicios legislativos, el gobierno insiste con su discurso de que la actividad económica crecerá más de lo previsto este año y que ya fueron alcanzados los niveles previos a la pandemia. Los números del Indec salieron a robustecer ese mensaje. El martes, el organismo publicó sus cifras sobre industria manufacturera y actividad de la construcción, con fuertes mejoras.

De acuerdo con los informes técnicos, el Índice de Producción Industrial (IPI manufacturero) muestra una suba del 10,1% en septiembre respecto de igual mes de 2020. De las 16 divisiones relevadas, 14 presentaron mejoras. El acumulado enero-septiembre de 2021 presenta un incremento del 18,7% respecto del mismo período del año anterior.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Algo parecido sucedió con el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), que evidenció mejoras del 12,4% interanual y del 42,6% en el acumulado de los primeros nueve meses del año contra el mismo período de 2020. Sin embargo, la tendencia desestacionalizada de esta última medición arroja una caída con relación al mes previo del 2,2 por ciento.

De todas maneras, las autoridades salieron a celebrar los números, sobre todo en comparación con la misma época de 2019, cuando todavía no había estallado la pandemia y el manejo del gobierno era responsabilidad del macrismo. “La producción industrial creció 14,3% contra el mismo mes de 2019. Hubo 15 de las 16 ramas industriales que produjeron más que en ese momento”, festejó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. “Tomando todo lo que va de 2021, estamos creciendo un 6% contra el conjunto de 2019. Y ya tenemos 35 mil puestos de trabajo industriales formales más de los que dejó Macri”, agregó.

Dentro de esa cartera funciona el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI). Su director, Daniel Schteingart, detalló algunas particularidades de ese repunte. “Uno de los sectores más pujantes está siendo el de maquinarias y equipos, particularmente por el segmento de maquinaria agrícola, que se encamina a tener el mejor año en lo que va del siglo XXI. En septiembre, la producción fue récord en mucho tiempo. La producción de tractores se encamina a ser la más alta desde 1986 y la de sembradoras desde 2012. Inciden una demanda sostenida del agro, créditos accesibles y sustitución de importaciones”, explicó en un hilo de Twitter.

“El empleo en el sector está teniendo un fortísimo repunte, alcanzando el mayor nivel en por lo menos tres años y medio. El impacto es muy claro en ciudades pequeñas y medianas especializadas en el sector, como Las Parejas y Armstrong (Santa Fe) o Marcos Juárez y Las Varillas (Córdoba)”, abundó Schteingart.

En los últimos días, Kulfas estuvo de recorrida tratando de mostrar nuevas señales de pujanza económica. Viajó a La Rioja para visitar la fábrica de la empresa Puma, que anunció la ampliación de su planta para producir 2,5 millones de pares de zapatillas adicionales. También participó del acto en el que se anunció la radicación de la compañía china Changan, que invertirá U$S 20 millones para producir 2500 vehículos utilitarios por año, con ayuda de proveedores locales. El viernes, en Lanús, recorrió la fábrica de grifería Roca, que en el último año incrementó su plantilla laboral de 590 a 720 trabajadores. “La recuperación de la industria la vemos no solo en las estadísticas, sino todos los días en las plantas industriales que recorremos”, dijo el ministro.

Las previsiones oficiales sobre la evolución de la actividad fueron mejorando con el transcurso de los meses. El Presupuesto enviado al Congreso a fines del año pasado preveía una suba del PBI del 5,5% para 2021. Luego, los voceros oficiales empezaron a hablar de un alza del 7%, a principios de mes Kulfas dijo 9% y esta semana el ministro de Economía, Martín Guzmán, estimó que dará “9 y pico” por ciento. Para el año pasado, signado por el coronavirus y los “apagones” productivos, el Indec calculó una baja del producto del 9,9 por ciento.

Los números lucen bien si se hace la comparación contra 2019, cuando la recesión ya llevaba un año y medio, de la mano de las devaluaciones y el programa acordado con el FMI. Pero aun aceptando el optimismo oficial, el PBI de este año estaría un 6% por debajo del que midió el Indec en 2017, el mejor momento de la gestión de Cambiemos. Pese al entusiasmo del gobierno, por ahora faltan unas décimas para poder decir que, en materia de actividad económica, la pandemia ya quedó atrás. «