El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recibirá el miércoles, a las 17.30, al gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. Si bien la información oficial apunta a que “se analizará la iniciativa del gobierno de impulsar un impuesto de 10 % a la producción vitivinícola”, muchos indicios hacen prever que finalmente la propuesta será frenada, o en su defecto, sufrirá muchas modificaciones que atenuarán sensiblemente, ya que fue muy fuertemente criticadas en vastos sectores cercanos al sector.

Efectivamente, “hasta que no dialoguemos con el gobernador y los sectores, no tenemos ninguna definición”, con relación a una posible vuelta atrás en la decisión, dejaron entrever en la cartera económica.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esta cuestión provocó un súbito enfrentamiento de Alfredo Cornejo con su principal socio político, el presidente Mauricio Macri. El gobernador pertenece a Cambiemos. Aunque, en sectores cercanos al gobierno sospechan que la iniciativa original será frenada, aunque a cambio, los legisladores mendocinos votarán todas las otras medidas económicas, algunas de ellas muy controvertidas, que el oficialismo impondrá en el parlamento en los próximos tiempos.

Durante las últimas horas, Cornejo resaltó que la vitivinicultura “es una producción industrial pero con una base netamente agraria. Por cada hectárea hay un empleo detrás de eso. Pocas cosas se hacen tan artesanalmente, no es el caso ni de la cerveza ni de la gaseosa“.

Aseguró que “desalentar el consumo de bebidas como el vino sería desalentar una actividad que tiene un gran eslabonamiento económico (…) Va a contramano de todas las reformas que plantean. Una economía más sana no tiene que tener impuestos distorsivos”.