La cuarentena decretada por el Gobierno a partir de la lucha contra la pandemia del coronavirus modificó los hábitos de los ciudadanos y eso incluye al consumo. Los alimentos básicos se han convertido en el principal objeto de compra, por lo cual los precios elevados y el abastecimiento de los mismos pasaron a ser una preocupación. En la misma línea, se colocan los artículos de limpieza.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó una encuesta on-line, a partir de la cual puso de relieve cuáles son los nuevos hábitos de consumo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La cuarentena “hizo disparar la venta para aprovisionarse de alimentos y productos de limpieza”. Esto “generó faltantes de elementos básicos como carne, no perecederos, alcohol en gel, lavandina y papel higiénico”.

“Los precios de los alimentos frescos como carne, frutas y verduras fueron una queja recurrente de los participantes en la encuesta”, tal como había consignado Tiempo en un artículo publicado el domingo último.

Hábitos de compra

Sobre 8 productos básicos consultados (aceite, conservas o enlatados, fideos, arroz, alcohol/alcohol en gel, lavandina, papel higiénico y pañales descartables para bebés), “un alto porcentaje de todas las compras no se concretaron finalmente, bien por falta de stock o por precios muy altos”. En otros casos, “se concretó la compra de un producto similar, pero más caro”.

La compra on-line, sin éxito

El 37% de los encuestados manifestó comprar en comercios de proximidad; el 31%, en Supermercados de Cadena; el 27%, en supermercados chinos, y apenas el 2%, en mayoristas; el 1%, en químicas, y el 1%, por el canal on line/delivery.

Según CEPA, este resultado está relacionado a varios factores: “el bajo grado de bancarización (ya que el medio de pago privilegiado o exclusivo de las plataformas es la tarjeta de crédito), sumado al hecho de que las plataformas on-line de los grandes supermercados estuvieron colapsadas desde que se inició la cuarentena y la baja penetración de la modalidad previa a la cuarentena”.

En ese sentido, el informe detalló sobre los estados de las páginas web para la venta on-line de las principales cadenas. En el caso de Coto, la web está “en mantenimiento”; en Carrefour y Jumbo, “la página está colgada, con aviso de demora y solo ofertado para población de riesgo”; en Disco, está “sin disponibilidad para la entrega a domicilio hasta 6 de abril, por lo menos”; en Pedidos Ya y Rappi, “incluye algunos productos de supermercados grandes, pero sin alimentos frescos ni carne”, al tiempo que “las entregas tienen más de 6 días de demora”.

Finalmente, se destaca que tanto en Ciudad de Buenos Aires como en el Norte del Gran Buenos Aires “el canal preferido es el supermercado de cadena grande: 49% y 36%, respectivamente”, mientras que “el 38% y 29%, respectivamente, en Supermercados Chinos”.

En el mismo orden, en el Oeste y el Sur del Conurbano, “se inclinan en mayor medida por Almacenes/Comercios de proximidad: 33% GBA Oeste y 45% GBA Sur, seguido por los Super Chinos: 33% GBA Oeste y 26% GBA Sur.

Problemas de abastecimiento y precios elevados

La mencionada consulta sobre algunos alimentos de primera necesidad muestra que hay problemas de abastecimiento moderado. Entre un 6 y 10%, “directamente no pudo comprar por falta de stock”. Entre un 16 y un 11%, “compró un producto similar, pero más caro porque no había stock disponible”.

Con respecto al precio, entre un 6 y 22%, “no compraron porque el precio era muy alto, siendo el mayor porcentaje el de aceite (22%), seguido por conservas o enlatados (15%), fideos secos (6%) y arroz (9%)”.

Del mismo modo, pero con la lupa puesta en los artículos de limpieza, el informe advierte sobre “problemas de abastecimiento importantes en Alcohol/Alcohol en Gel, donde el 58% no pudo comprar porque no había stock disponible y el 8% compró uno más caro por falta de stock”. Esta tendencia también se vio en “pañales descartables, con un 19% que no pudo comprar porque no había stock disponible y un 16% que compró uno más caro por falta de stock”.

“Los altos precios dificultaron la compra en un porcentaje que llega hasta 1 de cada 4 compradores de alcohol en gel, lavandina, papel higiénico y pañales”, asegura el informe.

Reclamos de consumidores

La encuesta también dio lugar a reclamos y las principales quejas surgieron alrededor de “la disponibilidad y precio de los productos frescos: carne, pollo, frutas y verduras, lácteos y huevos”. También hubo demandas por ausencia o dificultades para conseguir “productos sin TACC y alimentos saludables para pacientes de riesgo y con problemas de salud”.

Finalmente, el documento señala que “la falta de agua es una cuestión transversal: en muchos barrios, el agua corriente sigue siendo una deuda pendiente y el acceso a agua potable es un problema para las familias”.