Luego de que se conociera, este lunes, el pronunciamiento de más de 140 entidades gremiales y asociaciones de consumidores, pidiendo un análisis “minucioso” y una revisión a fondo de los costos de la producción de gas y de generación de energía eléctrica -a horas de que comiencen tres audiencias públicas clave para el futuro de las tarifas- la presidenta del Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad Paula Soldi, fue una de las voces que también se manifestó contra la quita de subsidios al sector, en línea con la rúbrica de CEPIS en la solicitada.

De esta manera, en comunicación con Tiempo, Soldi explicó: “Junto a más de 140 entidades gremiales, entidades de defensa de usuarios y consumidores, entidades empresariales, de PyMEs, entre otras, firmamos una solicitada dirigida al Presidente Alberto Fernández, y al ministro de Economía Martín Guzmán, rechazando cualquier tipo de aumento como lo que significaría la quita de subsidios, porque el bolsillo de los usuarios y de las usuarias no tiene margen para soportarlo, y esta es una medida que afectará doblemente: primero, a través de las tarifas. Pero, en segundo lugar, también a través del aumento de precios de los bienes y servicios que consumimos todos los días”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Estamos de acuerdo en ir a un sistema equitativo, en donde los subsidios se dirijan a quienes lo necesitan. Pero, hoy en día, el problema principal que tenemos es que no sabemos cuáles son los costos de generación de energía en nuestro país. Entonces, no podemos determinar si lo que estamos pagando son tarifas justas y razonables, porque no sabemos si las ganancias de las empresas son justas y razonables”, sostuvo.

En esta línea, el rol del FMI en esta posible quita de subsidios volvió a estar en el centro de las críticas. “Es preocupante que sea el propio Fondo Monetario Internacional el que pide esta quita de subsidios, mientras que nada dice de esto que estamos planteando sobre revisar los costos de las empresas energéticas, que fueron el segundo sector de la economía argentina que más dólares prestados por el propio Fondo Monetario Internacional fugó a guaridas fiscales en el exterior, tal como dice el informe oficial del Banco Central del año 2020”, acusó Soldi.

“Asimismo, las empresas energéticas, entre el 2015 y el 2020, tal como lo dice el informe del Observatorio de Servicios Públicos de la Universidad Nacional de La Plata, multiplicaron por 20 su facturación. Mientras que, en el mismo período, los ingresos ciudadanos solamente lo hicieron por tres. Y por si fuera poco, continuaron teniendo ganancias, incluso durante la pandemia. Ganancias extraordinarias. Por eso, es fundamental que el aumento de las tarifas no recaiga en la ciudadanía, mientras las ganancias se concentran en un club de cuatro o cinco vivos”, concluyó.