El intercambio comercial argentino arrojó un superávit de 1.168 millones de dólares en agosto último, informó este miércoles el Instituto Argentino de Estadística y Censos (Indec). Las ventas (exportaciones) de la Argentina al resto del mundo sumaron un valor de USD 5.568 M, mientras que las compras (importaciones) sumaron USD 4.400 M.

El superávit se explica, principalmente, en la fuerte disminución de las importaciones, consecuencia de la recesión: se compran menos productos de consumo y menos insumos para la producción local. Asimismo, si bien las exportaciones subieron algunos escalones, no se corresponde con la megadevaluación del peso con respecto al dólar, que suele impulsar las ventas al exterior.

Con respecto al mismo mes del año pasado (variación interanual), las exportaciones crecieron un 7,5 por ciento, mientas que las importaciones cayeron un 30,3%. Según el informe, el crecimiento en exportaciones ocurrió por “la suba en cantidades de 12,7%, ya que los precios cayeron 4,6%”. En tanto, la caída en importaciones se vio reflejada tanto en cantidades como en precios, con bajas del 23,9% y del 8,3%, respectivamente.

Los ítem de exportaciones Combustibles y energía y Productos primarios fueron los que más crecieron de manera interanual, con un 48,3% y 38,6%, respectivamente. Además, las manufacturas de origen agropecuario (MOA) subieron de manera interanual 0,6%, mientras que las de manufacturas de origen industrial (MOI) cayeron 8,0%”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“En agosto, las importaciones de bienes de capital cayeron 32,0%; las de bienes intermedios, 22,1%; las de combustibles y lubricantes, 45,3%”, asegura el informe.

También podés leer: Por la recesión, la brecha entre ricos y pobres no deja de crecer

El organismo advierte que el superávit comercial fue producto de un aumento en las exportaciones, “que se explicó principalmente por un incremento en las ventas de semillas y frutos oleaginosos; carne y despojos comestibles; cerea­les; y combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación”, y de una caída en las impor­taciones, “fundamentalmente, de vehículos terrestres, sus partes y accesorios; combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación; reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes; y semillas y frutos oleaginosos, entre otros”.

En los primeros ocho meses del año, las exportaciones sumaron USD 42.176 M, contra los USD 40.621 M del mismo segmento del año pasado. En tanto, las importaciones sumaron USD 34.468 M, contra los USD 47.388 M del mismo período del año pasado. Así las cosas, en lo que va del año, el superávit es de USD 7.708 M. Sin embargo, en términos de ganancia y pérdida en el intercambio el saldo negativo alcanzó los USD 1.313 M con respecto al citado período.

El saldo total del intercambio (importaciones más exportaciones) fue de USD 9.968 M, en agosto. Comparado con el mismo mes del año pasado, ese saldo cayó un 13,2%. Con respecto a julio último, la caída fue del 7,4%.

Estos datos indican que si bien el saldo es positivo (superávit), los motivos son negativos: recesión y caída en el saldo de intercambio.