Casi en simultáneo con el comunicado del búnker de Alberto Fernández, en el que se dieron detalles de la conversación telefónica que mantuvo el presidente electo con Kristalina Georgieva, el Fondo Monetario Internacional emitió su propia versión de la charla.

La declaración del Fondo fue formal y no abundó en pormenores. “Tuve una llamada muy constructiva con el presidente electo Alberto Fernández. Conversamos sobre la economía argentina y la visión del Sr. Fernández sobre los principales desafíos del país de cara al futuro”, dijo en el primer párrafo que adjudicó esos dichos a Georgieva.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Luego, el texto agregó: “He reiterado la disposición del Fondo a colaborar con su gobierno y trabajar para allanar el camino hacia un crecimiento sostenible y reducir la pobreza. Acordamos seguir manteniendo un diálogo abierto para el beneficio de los argentinos.”

La escasa información contenida en la declaración es la característica habitual de las comunicaciones del FMI cuando sus funcionarios están inmersos en negociaciones. En ese sentido, fueron más generosas las declaraciones de Georgieva a la agencia Bloomberg unas horas antes de la charla telefónica.

En esa entrevista, la directora gerente del Fondo advirtió que la posición de ese organismo multilateral es que el futuro gobierno de AF deberá continuar con el ajuste fiscal y las políticas que favorezcan el desarrollo del capital al tiempo que fortalezca la asistencia social a los sectores más vulnerables de la población.

Se trata del mismo programa que impulsó la antecesora de Georgieva en el FMI, Christine Lagarde, a lo largo de 2018 y hasta octubre de este año, es decir, desde la firma del acuerdo stand by por el cual el FMI le prestó a la Argentina 57 mil millones de dólares de los que ya desembolsó 43 mil millones.

“Nos gustaría ver lo que el Gobierno (de Fernández) está pensando. Reconocemos que en Argentina la pobreza ha crecido, por eso cualquier plan que el gobierno ponga en marcha debe tener en cuenta el impacto que tendrá en los más vulnerables”, dijo la mandamás del Fondo. Agregó que “esperamos ver una fuerte atención a la protección social”, para lo cual el FMI pidió la colaboración del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Hasta este martes, el Frente de Todos se adjudicaba como un logro propio los compromisos asumidos por esas dos entidades con el futuro gobierno de Fernández. Georgieva observó, ademas, que “por supuesto deberá llevar esto a niveles sustentables para poder retornar a los mercados y nosotros esperamos que estarán dispuestos a discutir con el FMI cómo se llega allí”.

Y cerró: “Por último, pero no menos importante, el Gobierno debe ver la manera de vivir dentro de los límites presupuestarios que existen y para eso deben continuar trabajando en ver cuáles son los gastos que no son valiosos para el país. Cada país debe ver cuáles son. ¿Como hacer eso? Deben ser más cuidadosos en términos de las políticas que alienten las inversiones y estimulen el crecimiento”.

“Estamos muy abiertos a tener conversaciones sobre estos parámetros, la responsabilidad social del gobierno que hizo promesas a su gente, la viabilidad fiscal de alcanzar esas promesas y la sustentabilidad del posible retorno al mercado”, dijo.

Fernández respondió a esta declaración: “Vamos a proponer un acuerdo de pagos que podamos cumplir pero sin más ajuste”.