El miércoles se relanzará el programa Precios Cuidados en un contexto inflacionario que no da señales de sosegar, especialmente por los aumentos de los precios de alimentos, tocador, limpieza y otros rubros del consumo masivo.

Empresas consultadas señalaron que el promedio de las subas oscilaría entre el 7 y el 8% “porque los costos se están moviendo al ritmo de la inflación minorista”. La Secretaría de Comercio Interior consignó que las negociaciones están avanzadas, pero no confirmó los porcentajes de aumento ni dio datos sobre la lista de productos.

La expectativa oficial es que la inflación volverá a ser alta en junio. El ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que la proyección supera el 3%, un número que tiene sentido si se considera que los precios mayoristas de mayo aumentaron el 3,2%, según el Indec. El organismo difundirá su Indice de Precios el 15 de julio, pero en la semana que empieza se difundirán las primeras mediciones privadas. Por la consultora LCG ya se sabe que en la quinta semana de junio, un período de tres días, los alimentos subieron el 1,06% en relación a la semana previa. Con ese dato, el índice de alimentos y bebidas promedió una suba del 3,4%.

Con esa información en un reciente encuentro con el llamado Círculo Rojo de las empresas más importantes del país, Guzmán pidió responsabilidad con la formación de precios. La respuesta de las firmas volvió a ser crítica de la presión tributaria con el consecuente apéndice de pedidos de reformas económicas.

El caso de la yerba

En sectores puntuales del consumo local hubo incluso amenazas de fuertes aumentos esta semana. Es el caso de las productoras de yerba mate, que salieron al cruce de la Resolución 170/2021 del Instituto Nacional de la Yerba Mate, que estableció un límite a la expansión de las plantaciones. La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) difundió un comunicado en el que se quejó por la medida y advirtió que impactará en “una fuerte presión alcista” en los precios de las materias primas. “No solamente disparará los precios locales sino que disminuirá la entrada de divisas por ventas al exterior y se reducirán las inversiones poniendo en riesgo los niveles de empleo y actividad”, sumó la entidad que hasta el mes pasado condujo Daniel Funes de Rioja, titular actual de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Disgustos

Otra de las centrales empresarias que se mantiene crítica de los controles de precios es la Amcham, que agrupa a las firmas de capital estadounidense, que este viernes protestó por el proyecto de etiquetado frontal (ver recuadro).

En otro reconocimiento de la dificultad que representa para el gobierno la estabilización de los precios, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, reconoció, en los últimos días, en una entrevista con Ambito que “con una canasta de precios no se puede contener la presión inflacionaria de los precios internacionales” y dijo que la contención de los precios en ese contexto “va a llevar tiempo”.

Aparentemente, los controles tampoco evitan la tendencia del consumo a correrse de las primeras a las segundas y terceras marcas. Un estudio de opinión de Quiddity basado en Big Data indicó esta semana que siete de cada diez argentinos dejó de comprar marcas habituales para pasarse a una más económica.

Precios Cuidados se renovará por otros tres meses y se acoplará al resto de los programas que se lanzaron con el mismo fin como Súper Cerca, con 70 precios congelados para los comercios de cercanía, el acuerdo lácteo y el de los cortes de carnes. «

La Amcham, en contra

La cámara de comercio argentino-estadounidense Amcham salió este viernes con un comunicado en el acusó a los legisladores que se disponen a tratar la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable de “demonizar” los artículos que venden sus representadas con potencial impacto en la recuperación de la actividad.

El proyecto de ley del oficialismo aspira a mejorar la información que reciben los consumidores sobre esos productos mediante el etiquetado frontal y la publicidad de lo que contienen.

La Amcham venía criticando las políticas de control de los precios. En este caso apuntó que la ley no podrá solucionar el problema de la obesidad y que por el contrario afectará las inversiones de las compañías. “No nos parece oportuno usar los octógonos negros habiendo otros modelos efectivos y probados en el mundo”, señaló el mensaje.