La Argentina canceló este miércoles al Fondo Monetario Internacional (FMI) el primer pago de capital por alrededor de US$1.880 del megapréstamo que tomó el gobierno de Mauricio Macri en 2018, para lo cual empleó una parte de los nuevos recursos que recibió hace un mes de parte del organismo por la ampliación de los derechos especiales de giro (DEG).

Así lo confirmó el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien en diálogo radial especificó que esta cancelación se enmarca “en el sentido de responsabilidad” que significa para el Gobierno llevar adelante una reconstrucción de la macroeconomía. Guzmán dijo que lo que se busca ante todo, es defender los intereses del pueblo argentino, a diferencia de la administración anterior “que no utilizó un solo dólar para mejorar la capacidad productiva”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En concreto, la Argentina canceló vencimientos por un total de US$1.880 millones, lo que determinó que las reservas internacionales del Banco Central (BCRA) cerrarán hoy en US$ 43.178 millones, luego del giro al FMI por el primer pago de capital de la deuda, precisaron a Télam fuentes de la entidad monetaria.

La operación no involucró un giro de fondos al organismo, sino que se debitó de la cuenta argentina en el organismo, donde se encuentran los DEG (la moneda del FMI) pertenecientes al país que se sumaron a las reservas del Banco Central el 23 de agosto pasado.

“Enfrentar este pago que se le hace al FMI no tiene que ver con que nos guste o no, sino con un sentido de la responsabilidad, entendiendo que hay caminos que son realmente desestabilizantes y peores”, consideró Guzmán. El Gobierno argentino está abocado en la actualidad en alcanzar un nuevo programa financiero con el FMI, que estaría cerrado para el año próximo, según los datos anticipados en el proyecto de Presupuesto 2022 enviado la semana pasada al Congreso