El miércoles el Indec publicará el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que se prevé que rondará el 6%, afectado de lleno por el impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania, y por razones de estacionalidad. Sin esas dos variables, en febrero el indicador dio un 4,7%, fogoneado por los precios internacionales, que venían altos antes de la guerra, y por la compleja dinámica interna, que tiene múltiples determinaciones, incluyendo razones económicas y políticas.

En la previa, la consultora privada Orlando Ferreres y Asociados midió en marzo un IPC del 5,2% que aportó a un 13,2% trimestral y a un 49,1% anual. El rubro Educación, en el mes del inicio de las clases, fue el más alcista con un 16%, pero el de Alimentos y Bebidas cerró el mes con una suba promedio del 6,9% y una incidencia del 2,3% en el IPC en general. Bienes Varios aumentó un 5,7%, Vivienda 5,2% y Salud 5 por ciento.

La tendencia siguió en esa tónica en los primeros días de abril. La consultora LCG informó que los alimentos aumentaron el 0,63% en la primera semana del cuarto mes, con una aceleración de 0,61 respecto de la última semana de marzo. En el cálculo de las cuatro últimas semanas, ese rubro subió un 6,7% promedio.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Horas antes del relanzamiento de los programas de precios de referencia de Comercio Interior, LCG informó que los alimentos que más aumentaron fueron los del rubro Condimentos y otros Productos Alimenticios, con un 2,6%; mientras que Lácteos y Huevos promedió un 2,2 por ciento.

Programas

El jueves, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, repitió que no hace milagros con los precios y explicó que la posibilidad de una baja del índice dependerá de la política económica y macroeconómica, con lo que desvió la responsabilidad para el lado del Ministerio de Economía.

Ese mismo día, el funcionario confirmó la nueva versión de +Precios Cuidados, junto con el nuevo +Precios Cuidados de Cercanía, y otras dos listas de frutas y verduras, en colaboración con el Mercado Central, y de cortes de carne populares. Pero, aunque el lanzamiento estaba previsto para el viernes, habrá que esperar hasta mañana para acceder a los precios acordados.

La secretaría expresó a Tiempo que tiene buenas expectativas con respecto al funcionamiento de los programas, pero reconoció algunos problemas de abastecimiento debido a los tiempos de los proveedores para cubrir la demanda.

También señaló entre los productos con problemas al aceite y las harinas, que están afectadas por razones externas. En ese sentido mencionó la publicación del fideicomiso del trigo el viernes en el Boletín Oficial, y adelantó que la herramienta con la que se busca subsidiar el precio interno estará operativa en dos semanas.

La versión sumó que el programa de frutas y verduras comenzará su vigencia mañana en grandes cadenas de supermercados del AMBA nucleados en la ASU, pero con la promesa de expandirlo al resto del país paulatinamente y a otros sectores del comercio minorista, como los de proximidad. Consistirá en una lista de cinco productos: manzana, tomate, lechuga, papa y cebolla.

Este lunes también entra en vigencia la lista de 60 productos para almacenes y autoservicios. El referente de los almaceneros bonaerenses, Fernando Savore, lamentó la demora en la implementación y además remarcó que la implementación efectiva está condicionada por los mayoristas, que son los proveedores de esos comercios en un 90 por ciento.

Proyección

Como demostró LCG, la aceleración de los precios siguió siendo importante en la primera semana de abril, por lo que se proyecta que el IPC continuará en esta sintonía en el cuarto mes.

Un informe reciente de Analogías arrojó que un 87,4% de micro, pequeñas y medianas empresas consultadas señaló la inflación y su traslado a costos como el principal problema del sector.

En medio de la preocupación, los transportistas se despegaron de toda responsabilidad por los altos costos de trasladar mercaderías. El índice de Costos Logísticos Nacionales que elabora la UTN para la Cámara de Operadores Logísticos dio un aumento del 9,09% en marzo y la federación transportista Fadeeac reportó un aumento del 9,2% asociado a la suba del combustible y faltantes de gasoil.

Frente a estos números, el presidente de Fadeeac, Roberto Guarnieri, aseguró que la incidencia del transporte es de entre el 2% y el 4% y que no es correcto decir que si el flete aumenta un 30% se traslada directamente a los costos del azúcar, la carne o el aceite.

El viernes a última hora el BCRA publicó su tradicional Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM). La inflación fue la primera de las conclusiones: a fines de marzo los analistas de mercado proyectaron que la inflación minorista para 2022 se ubicará en 59,2%, unos 4,2 puntos porcentuales superior a la encuesta previa. Además revisaron las previsiones para 2023 en 2,5 puntos porcentuales para ubicarlas en el orden del 47,5% interanual; y para 2024 en 3,2 puntos porcentuales hasta el 40,9% interanual.