Tras asumir al frente del Ministerio de Economía, Producción y Agricultura, Sergio Massa presentó este miércoles un paquete de medidas con ejes en el ajuste fiscal, el superávit comercial, el fortalecimiento de las reservas y lo que denominó como “desarrollo con inclusión”.

El ministro diferenció cuatro líneas de trabajo para el eje fiscal: cumplir la meta del 2,5 del déficit primario del Sistema Público Nacional establecido por el presupuesto; no utilizar el saldo de Adelantos del Tesoro para lo que resta año; continuar con el congelamiento de la planta del Estado, con un control a cargo del Indec; y fiscalizaciones del consumo energético en los más de 9 millones de hogares que tramitaron la continuidad de los subsidios de las tarifas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El funcionario adelantó, en el caso de la luz eléctrica, que esos hogares tendrán un tope de consumo de 400 KW y que el que supere esa barrera sufrirá la quita del subsidio.

Para el gas se seguirá la misma lógica teniendo como referencia las diferencias climáticas, el costo de producción y la estacionalidad, señaló Massa.  

En relación al eje del superávit comercial, anunció que se promoverá por DNU regímenes para los sectores de la agroindustria, minería, hidrocarburos y de la Economía del Conocimiento “con beneficios para las exportaciones”; que se denunciarán casos de subfacturación de exportaciones y de sobrefacturación de importaciones por parte de empresas. Los acusados tendrán 60 días para registrar su situación en la Aduana. También informó que se hará la denuncia en Estados unidos por lavado de dinero.

La tercera medida del segundo eje será promover la financiación para alentar las exportaciones con la mira en “aumentar el volumen de las exportaciones, pero también la cantidad de empresas que exporten”, señaló. El instrumento será un programa de créditos a tasas promocionales y un esquema de garantías para primeros exportadores.

La cuarta línea propone un sistema de trazabilidad para el comercio interior con el fin de garantizar “transparencia en el uso divisas para importaciones”.  

Fortalecimiento de Reservas

La tercera parte del paquete anunciado tiene también cuatro partes. La primera es un acuerdo de un esquema de adelantos de exportaciones con los sectores de la pesca, el agro, la minería y “otros sectores”, que entrarán “en los próximos 60 días U$S 5 mil millones que irían directamente al BCRA. El funcionario informó que se convocará a la Mesa de Enlace para dialogar sobre temas del sector y evitó definiciones particulares sobre las retenciones.

La segunda parte es el desembolso de U$S 1.200 millones provenientes de organismos internacionales, en parte por programas vigentes y en parte por empréstitos que están en estudio. Massa también adelantó un nuevo programa de la Corporación Andina de Fomento que traería al país otros U$S 750 millones.

La tercera parte consiste en cuatro ofertas de Repo “para el fortalecimiento de reservas y recompra de deuda soberana”. En relación a la cuarta parte, Massa informó que este miércoles mantuvo una primera reunión con el FMI que definió como “productiva”, en la que se trató sobre la continuidad de los desembolsos previstos, aseguró.

El eje final de la presentación del funcionario fue sobre desarrollo con inclusión. En primer término, informó que el 10 agosto se anunciará un “refuerzo” a jubilaciones y pensiones en el marco del Indice de Movilidad Jubilatoria, como iniciativa para compensar el “daño” generado por la inflación. El segundo anuncio es la convocatoria a empresarios y gremios para el jueves 11 de agosto para tratar de definir una recuperación ingresos para empleados privados. El funcionario mencionó particularmente los salarios que están entre los $50 mil y los $150 mil. Este apartado incluye la mejora de las asignaciones familiares, señaló.

En tercer término, este eje promete también un “reordenamiento” de los programas sociales orientado a la “vuelta al mercado de trabajo, al fortalecimiento del trabajo asociativo y cooperativo y a la protección de los grupos de vulnerabilidad”, señaló el ministro. El 15 de agosto comenzará una auditoría a cargo de universidades de la que dependerá la continuidad de los planes. “La idea es que el plan sea la emergencia y el trabajo lo permanente”, definió el titular de Economía, Producción y Agricultura.

Finalmente, se unificarán los programas de crédito del Estado nacional en un solo Programa de Crédito Argentino con $400 mil millones del Tesoro para “sostener el crecimiento y el empleo”.

Obras, formación y canje

Massa también informó que se licitará el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner con financiamiento privado y que se pondrá en marcha un programa para la formación de 70 mil nuevos programadores en un año, dos medidas que desde distintos sectores apuntan a la captación de divisas.

Por último, adelantó que se lanzará un canje voluntario para los vencimientos en pesos de los próximos 90 días. El canje finalizará el martes que viene y ya contaría con una adhesión del 60%. 

En la previa de la conferencia de prensa se especuló con un anuncio de devaluación de la moneda que finalmente no tuvo lugar. Sobre el tema, Massa declaró: “Argentina es un país con una cultura bimonetaria” y agregó que “la planificación de la macro se hace con plazos y objetivos y sobre la base del fortalecimiento de las reservas del BCRA. Los shocks devaluatorios solo producen pobreza y una enorme transferencia de recursos”.

También existían grandes expectativas sobre las medidas pensadas para afrontar la inflación. Esas medidas se limitaron al anuncio de refuerzo para jubilados y pensionados y a la convocatoria a la mesa de diálogo entre empresarios y gremios, pero nada se dijo sobre el perfil que tendrá el nuevo ministerio en relación a los formadores de precios y a los abusos de posiciones dominantes que explican en buena medida los aumentos que van a parar a las góndolas. En cambio, mencionó el contexto internacional y en una oportunidad señaló que los aumentos son un fenómeno mundial.

Después de hacer ese análisis, el funcionario dijo: “Tenemos la obligación de dar respuestas sobre la inflación, pero no podemos hacer magia. El mes que terminó y el que empieza van a ser los dos más dificultosos, así que vamos a ver una curva para ir reconociendo, a partir de las medidas que tomemos y otras que tomaremos después. Entendemos la incertidumbre de las familias de que las cosas no tengan precios”.

Marco

Antes de enumerar los ejes anteriores, Massa consideró que el marco internacional “puede ser una enorme oportunidad para la Argentina. La energía, el litio, las proteínas y el conocimiento definen la potencia de los países”.

También apuntó que el país dispone en buena medida de los recursos que el mundo demanda, como el shell gas y el shell oil, o el litio, y las proteínas. Asimismo mencionó la Industria del Conocimiento, en la que se destaca la producción nacional de software. 

Explicó que se buscará unificar área claves del gobierno para una estrategia. “No soy un salvador, vengo a trabajar para transformar recursos en riquezas. La Argentina es un país con recursos en vías desarrollo, pero no un país rico. Entre todos, gobierno y oposición, empresarios y trabajadores, campo e industria, organizaciones sociales y de la sociedad civil tenemos que pensar qué ponemos en este momento para ayudar a la Argentina”.

Por último, solicitó al Congreso el “rápido tratamiento de leyes que benefician positivamente la construcción, la bio y nanotecnología, la agroindustria y el sector automotriz”.