Emmanuel Poletto es el dueño de la fábrica de globos Tuky. En esta entrevista asegura que el sector sobrevivió a la crisis sanitaria gracias a los ATP y a que el confinamiento aumentó la demanda interna. Aunque los precios subieron cerca de un 50%, consignó que las ventas aumentaron y apunta a desbancar a los importadores para dar el salto a mercados regionales.

–¿Qué saldo deja la pandemia entre los fabricantes de juguetes?

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–Lo que pasó nos sorprendió e impactó. De hecho, estuvimos varias semanas con las fábricas cerradas pero se recurrió a la asistencia de los ATP y pudimos pasar la emergencia. Ahora está habiendo buena demanda de juguetes por el confinamiento y porque los padres buscan juegos didácticos para los chicos.Veníamos muy golpeados por la política del gobierno anterior, que hizo que se duplicaran las importaciones. Eso combinado con la tasa de interés altísima derivó en un aumento de la capacidad ociosa. Pero, con el cambio de modelo económico, empezamos a recuperar producción y ventas.

–¿El ATP alcanzó para frenar los cierres de las fábricas y despidos?

–Los cierres se cortaron porque eran consecuencia de la política orientada a la especulación financiera. Eso hizo caer el consumo y abrió las fronteras a la producción extranjera. Actualmente hay 180 empresas fabricando. Y el empleo directamente se mantuvo gracias a la asistencia estatal. Pero, además, todo se pudo sostener porque la demanda ayudó. Hasta 2019 tuvimos muchas suspensiones pero este año no.

–Mencionó la tasa de interés. ¿Funcionaron los planes en cuotas fijas?

–La estabilidad de la tasa permitió que se reactivaran los programas Ahora 12 y Ahora 18, que antes los comercios preferían evitar porque los costos que imponían los bancos eran muy altos. Ahora estamos enfocados en la pospandemia, articulando con el gobierno para ver cómo salimos. Aspiramos a recuperar mercado interno y escala, volver a cuando se trabajaba las 24 horas. Si volvemos a eso vamos a mejorar competitividad y a aumentar las exportaciones. Más allá de la pandemia, la situación es mejor porque hay otra expectativa. Vemos un horizonte y que se van a apuntalar la producción y el trabajo.

–¿Qué juguetes funcionaron mejor en este período tan particular de cuarentena y pandemia?

–Se vendieron muchos rompecabezas y juegos de mesa por la permanencia en los hogares, pero también juegos de aire libre, triciclos, andadores, monopatines y toboganes, porque el clima acompañó con buenas temperaturas. Nuestra industria es dinámica y en la cuarentena siguió habiendo cumpleaños y otras ocasiones para comprar regalos a los chicos. Eso nos distinguió, nuestro sector aumentó sus ventas. Además de Ahora 12 y 18, negociamos promociones de descuentos del 30% con el Banco Nación y con el Banco Provincia, que estuvieron vigentes hasta este fin de semana. Esas son políticas activas para el consumo y la producción.

–¿Cómo está dividida actualmente la torta del mercado local?

–Hasta diciembre de 2019 la importación tenía el 70% del mercado argentino; en estos últimos meses la tendencia mejoró para la producción nacional. Hay optimismo en poder llegar a fin de año con el 50% del mercado local. Por supuesto que quedan stocks de todo el ciclo de apertura del comercio exterior, pero pensamos que en el corto plazo vamos a volver a invertir en matricería y a tomar trabajadores. Hasta el año pasado esa plata se iba en tasa de interés.

–¿De qué manera articulan con el sector público?

–Estamos viendo cómo canalizar la expectativa de invertir más. Participamos de mesas sectoriales, hay una específica pensando en las exportaciones. Hasta ahora tuvimos una sola reunión en la que empezamos a analizar la situación. Pedimos medidas que sirvan para ir hacia un aumento de las exportaciones. Necesitamos reducir los aranceles que paga la exportación. Hoy las retenciones son las que dejó el macrismo, que las subió en plena corrida al 12%. Este gobierno apunta a reducirlas.

–¿El sector está en condiciones de exportar y traer divisas? ¿El gobierno impulsa esa orientación de cara a la pospandemia?

–Sí. Vemos que las exportaciones de juguetes pueden aumentar. Estos tiempos son una oportunidad para ir a mercados cercanos como Bolivia, Paraguay, Ecuador. El dólar actual es competitivo. La clave es mejorar todavía más la competitividad y aumentar la escala. Ese primer paso se puede realizar si recuperamos el mercado interno. Pero la clave pasa por las reformas. Ahora que se pudo negociar la deuda, ojalá que haya un horizonte más claro en la pospandemia porque nosotros queremos planificar.

–¿Qué evaluación hacen del gobierno más allá de lo coyuntural? Con respecto a Cambiemos, ¿ven sólo diferencias o hay también continuidades?

–A este gobierno lo veo mucho más enfocado y trabajando para desarrollar la industria. La emergencia le cambió todos los planes por eso las empresas comprendemos y acompañamos. La pandemia no es culpa del gobierno, hizo lo mejor que pudo y, a pesar de todo, puso una cantidad de medidas paliativas, de contingencia. Lo que sí conversamos es que tenemos que mirar al futuro. Tenemos que trabajar en un plan para hacer crecer la industria y contribuir al desarrollo.