Mientras crece la preocupación por el cierre de pymes, la caída del empleo y el recrudecimiento de la pobreza a lo largo y ancho del país, el ministro de Producción Dante Sica volvió a abogar por la «transformación» de las empresas como vehículo de adaptación al futuro de innovación tecnológica.

La palabra “transformación” es una de las claves del discurso económico de Cambiemos pero buena parte del espectro empresarial, fundamentalmente el sector de las pymes que es el que emplea a la mayor parte de la mano de obra, rechaza las recomendaciones del oficialismo porque la considera un objetivo abstracto que choca contra la dura realidad del cierre diario de empresas y del crecimiento del desempleo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Sica venía de defender el lunes las altas tasas de interés que instrumenta el gobierno en el marco de la crisis financiera, una medida que también es rechazada por los sectores productivos, que la objetan como un ancla para las inversiones.   

Las tasas “son incompatibles con la producción pero son necesarias”, declaró el funcionario en una frase que parece contradecir las propias iniciativas políticas que se están movilizando por miedo a una posible revuelta social.

Funcionarios de la provincia de Buenos Aires y empresarios locales prevén reunirse el 11 de octubre para proponer ideas que ayuden a “cortar la sangría” de pymes. Entre otras entidades, a esa mesa de negociaciones se sentarán la Unión Industrial bonaerense (UIPBA) y la Confederación General Empresaria (CGERA).  

Los voceros consultados en el mundo pyme cuentan que las centrales preparan sus agendas para asistir a la reunión en la que también participarán autoridades nacionales pero a la vez reconocen su desconcierto por las declaraciones de Sica: “si no tocan la tasa no pasa nada”, resumió uno de ellos al conversar con este medio.

Datos de la Universidad de San Martín confirman que en junio el empleo registrado fue superior en el comercio que en la industria, una foto del patrón que se afirma en la economía nacional desde la asunción de Cambiemos en diciembre de 2015.  

No obstante, este martes, después de defender las tasas, en el evento Woman Corporate que se realizó en la Bolsa de Comercio, el ministro de Producción y ahora también de Trabajo, Dante Sica, hizo fuerte hincapié en el horizonte de la transformación de las empresas, corriendo el eje de la crisis que sufren la sociedad en general pero los sectores más desfavorecidos en particular.

Afirmado sobre el enfoque del gabinete económico señaló que “gran parte de esos problemas está en su inestabilidad de la macroeconomía producto de recurrentes déficits fiscales, mercados financieros muy volátiles. Frente a esto, trabajamos en dos direcciones: la estabilización de la macroeconomía  y la realización de cambios estructurales permanentes”.