El Gobierno nacional extendió hasta el 12 de julio próximo el programa Precios Cuidados, con la incorporación de nuevos productos y un incremento promedio de 4,8% en los valores de los que ya estaban incluidos en el esquema, informó el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Así, la canasta de productos representativos del consumo masivo local, pasará desde este lunes a contener 670 referencias, con la incorporación para este segundo trimestre de nuevos artículos, como una máscara protectora de plástico para el cuidado esencial en el contexto actual de pandemia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Este artículo específico para combatir la Covid-19 se suma a los que ya estaban incluidos como el alcohol en gel, jabones, limpiadores antibacteriales y guantes, de acuerdo al diseño trimestral realizado por la Secretaría de Comercio Interior.

Además, se incorporan variedades de alimentos como pastas, galletitas, budines y especias de primeras y segundas marcas. De este modo, el programa queda con un total de 670 productos que se comercializan a nivel nacional en todas las sucursales de las principales.

La Secretaría, que conduce Paula Español, destacó que desde el relanzamiento en enero de este año, el programa aumentó más del 65% la cantidad de referencias y cuenta con más del doble de productos de los que tenía a comienzos de 2020.

Según relevamientos de oficinas nacionales y provinciales, el programa cuenta con un nivel de cumplimiento del abastecimiento en góndolas de los productos incluidos en la canasta superior al 80% y un 99,9% en el caso de los precios acordados.

Cortocircuitos

La renovación de Precios Cuidados se produce en un momento tenso en la relación entre el gobierno y las empresas del sector, que piden la eliminación de este programa y el de Precios Máximos, renovado en los últimos días sin autorizaciones de aumentos y sin deslistar ningún producto de la nómina a contramano de lo que pedían las privadas.

Tras el relanzamiento de Precios Máximos el Ejecutivo ordenó a las empresas producir al máximo de su capacidad instalada para asegurar el abastecimiento a los canales comerciales durante la segunda ola de la pandemia de Covid-19, una decisión que motivó el rechazo del empresariado.

La administración nacional desarrolla un análisis de los precios a través de una serie de políticas que son eje de tensión con las cámaras que representan a las empresas.

La voz cantante es la de la Copal, entidad que preside Daniel Funes de Rioja, pero la semana pasada se sumó la cámara de comercio argentino estaounidense AmCham, que salió al ruedo con un comunicado crítico de la política oficial. 

Las empresas también objetan iniciativas como el Sipre, el sistema a través del que se busca determinar la racionalidad de los precios que cobran las firmas según los costos a lo largo de las cadenas de valor. 

Otro eje de polémica es el sistema Sifire, un sistema de fiscalización de rótulos para asegurar que las compañías compartan información veraz en los etiquetados de sus productos. 

Son políticas con las que el gobierno busca contener la escalada de los precios que genera creciente malestar social y además pone en duda su posibilidad de cumplir con el objetivo de una inflación anual del 29%. 

Este lunes Desarrollo Productivo presentó también el Código de Buenas Prácticas Comerciales para la Ley de Góndolas, que entra en vigencia en 30 días.