El ministro de Economía, Martín Guzmán, señaló que “hemos estado trabajando de manera constructiva junto al equipo del FMI y hemos logrado avances importantes” en la negociación para lograr un nuevo programa de ayuda financiera de ese organismo.

A través de su cuenta de Twitter, el titular del Palacio de Hacienda señaló que “estamos dando pasos importantes hacia el objetivo de tener un programa que nos permita refinanciar los U$S 45.000 millones de deuda que tomó el gobierno de Juntos por el Cambio con el FMI”.

En su largo hilo, Guzmán planteó claras diferencias conceptuales con el convenio firmado por el macrismo en 2018. “Para tranquilizar la economía, definimos que la política macroeconómica se debe basar en una serie de principios. El primero establece que el esquema debe ser sostenible y apuntalar la recuperación económica que está transitando el país. Esta definición marca un cambio radical respecto a la filosofía del acuerdo stand by diseñado por Juntos por el Cambio, según el cual la inflación se combatía exclusivamente vía política monetaria contractiva. El resultado fue un aumento brutal del costo del crédito y aumento de la inflación”, sostuvo.

La declaración del ministro a través de las redes sociales fue simultánea al comunicado que dio a conocer el staff técnico del Fondo Monetario Internacional, en el que se da cuenta de las conversaciones con Julie Kozack y Luis Cubeddu, los funcionarios del organismo que siguen de cerca el caso argentino. “Las autoridades argentinas y el equipo del FMI avanzaron en la definición de algunos principios clave que podrían sustentar un programa económico para ayudar a abordar los desafíos de Argentina a corto y mediano plazo”, sostuvieron.

A pesar de las coincidencias en las prioridades y en el camino a recorrer, el saldo de la visita de Guzmán a Washington no arrojó precisiones sobre los términos de un posible acuerdo para refinanciar los vencimientos de capital que el país debería abonar a partir de septiembre. Tampoco se confirmó el rumor de que las partes acordaron tomarse las negociaciones con calma y someterlas al directorio recién en la reunión prevista para mediados de octubre.

La única pista se encontró en la habitual conferencia de prensa quincenal del vocero del Fondo, Gerry Rice. “Lo que han indicado las autoridades argentinas es que preferirían tener una Línea de Crédito Extendida (EFF) para respaldar sus planes, y los desembolsos efectuados en el marco del programa que se acuerde se reembolsarán en un plazo de cuatro años y medio a 10 años, en 12 cuotas semestrales iguales. Estos términos se aplican de manera uniforme a todos los países, no solo a la Argentina”, dijo Rice.